lunes, 29 de junio de 2015

CAMPEONATO CROSS PARQUES 2015 - LECOCQ Y P. ESPINILLO

El domingo 7 de junio pasado disputamos la primera fecha del Campeonato Cross Parques organizado por Cantero Entrenamientos- Mauricio Ramírez, en el Parque Lecocq sobre una distancia de 8.2 Km. Hacía una escasa semana que habíamos corrido los 50 Km de Indómit Race junto a Pablo Lapaz y Andrés Silva, así que fue encarada como una actividad regenerativa, buscando retomar las actividades físicas después de una semana de recuperación. El día se presentó precioso, con una temperatura algo elevada para la época del año, que se hizo sentir durante la jornada.

Corresponde felicitar y apoyar este tipo de iniciativas desarrollada por Mauricio Ramírez, mi entrenador, ya que nos permite conocer algunos lugares espectaculares para la práctica deportiva, en un entorno natural y disfrutando de lo que tanto nos gusta. En este sentido, es todo un "visionario" con su propuesta de "cross parques", que continuará en el Parque de la Hispanidad (Durazno) de donde es originario Mauricio, y finalizará en el Parque Vaz Ferreira, donde habitualmente voy a entrenar los fines de semana.

Poder correr en un entorno como el del Parque Lecocq es un verdadero privilegio, con animales sueltos que le dan un toque muy pintoresco. Fabián Laureiro -Revista y programa de televisión "Runfit"- me pidió que grabara imágenes con su cámara GoPro, así que además de correr, hice de cronista de la carrera en el propio terreno. Eso me lelvó a tratar de captar imágenes con una "lógica" de televisión, así que me detuve en algunas oportunidades para registrar lugares muy pintorescos, y además reflejar el esfuerzo de los corredores. Por tanto, el recorrido total me insumió algo más de 46 minutos para la distancia de 8.2 Km.

El pasado sábado fue "día de entrenamiento" en el Cerro de Montevideo a partir de las 8:00 AM, donde dimos 8 vueltas al circuito por las laderas, totalizando 19.5 km, también junto a Pablo. Mientras muchos se mantenían en su "zona de confort", nosotros estábamos arrancando el entrenamiento con los primeros rayos del sol. Las primeras 6 vueltas las hicimos a un ritmo bastante bueno, bajando en 15 minutos el tiempo insumido (1h 50m), en comparación con las 6 vueltas que dimos el domingo anterior (2h 05m). Fui "remolcado" en las subidas, con Pablo "tironeándome" con una cuerda enganchada en mi mochila al frente, para entrenar el funcionamiento en equipo pensando en la Transalpine Run que correremos a fines de agosto.

Así que ayer domingo, en ocasión de la 2a fecha del Campeonato de Cross Parques en Punta Espinillo, fue el 2° día de actividad fuerte. En esa ocasión, el día amenazaba con lluvia (cayeron algunos chubascos en la noche del sábado) pero finalmente se aguantó bastante, permitiéndonos incluso participar de los sorteos del final y de la entrega de premios.

Los "sureños" presentes aparecemos en la foto (Romy, Anifrind y Julio). Cuando ya estábamos por largar, apareció el Pato de María, eso sí, vestido como "civil", pese a que vive en la zona. Fue a sacar fotos. Largamos poco después de 10:30, para enfrentar un terreno lleno de arena bastante suelta, con permanentes subidas y bajadas por zonas de piedras, pasto y ramas. Fueron casi 4 kilómetros de arena, que se hicieron sentir en las piernas.
El "Pana" y Nacho Puig -compañeros de entrenamiento- dieron la tónica antes de la largada, intentando aparecer en la crónica de la carrera. Esto de sentirme un "papparazzi"... Ahí está; misión cumplida.


Pese a que sentí el rigor del entrenamiento del día previo, pude cumplir el recorrido total de 7.75 Km que me marcó el GPS en un tiempo neto total de 46m 02s, algo más de lo esperado pero lógico considerando la carga que traigo y las características del terreno en el cual corrimos.

El próximo domingo es día de medias maratones: se corre una rústica en Puntas de Valdez, y otra en Progreso. Veremos en cuál de las dos participo, pues debo seguir sumando entrenamientos exigentes para los casi 300 kilómetros en 8 etapas que me esperan a fines de agosto.
No hay dudas de que puedo considerarme afortunado por las oportunidades que me brinda este deporte, tanto en relación con los lugares que disfruto como por las amistades que se generan. Nos vemos, en la ruta.

martes, 16 de junio de 2015

ULTRA TRAIL DE MONTAÑA - KILIAN JORNET

Nadie nos dijo que fuéramos.
Nadie nos dijo que lo intentáramos.
Nadie nos dijo que sería fácil.
Alguien dijo que somos nuestros sueños, que si no soñamos, estamos muertos.
Nuestros pasos siguen el instinto que nos lleva a lo desconocido.
No miramos los obstáculos que hemos superado, sino aquellos que vamos a superar.
No se trata de ser los más rápidos, los más fuertes o los más grandes…se trata de ser nosotros mismos.
No somos, ni corredores, ni alpinistas ni esquiadores, ni siquiera deportistas…somos personas.
No estamos seguros de conseguirlo, pero estamos convencidos de conquistar la felicidad.
¿Qué buscamos? ¿Quizás vivir?







 

sábado, 13 de junio de 2015

GORE TEX TRANSALPINE RUN - 29.08 a 05.09.15

video

Trailer de la carrera que correré junto a Pablo Lapaz conformando el equipo "Charrúas", 270 km en 8 etapas, 4 países (Alemania, Austria, Suiza, Italia), 16.300 metros de desnivel acumulado positivo, más de 600 participantes de 30 países. Un sueño, un compromiso, una enorme motivación.

viernes, 5 de junio de 2015

INDOMIT SÃO PAULO ULTRA-TRAIL SUPERA EXPECTATIVAS


Así se titula una breve crónica de esta carrera publicada en la página oficial de la organización (www.bombinhasrunners.com.br), y en lo personal realmente fue así. El año pasado se corrió la primera edición de esta etapa en San Pablo de la serie de carreras Indómit –en esa ocasión, en Campos do Jordäo- y dada su cercanía de fechas con la Half Mision en Serra Fina, decidí dejarla para este año, como parte del entrenamiento exigente para la Gore-Tex Transalpine Run.
La sede fue en la paulista São Bento do Sapucaí, muy cerca del sur del Estado de Minas Gerais, y por tanto tiene todo el encanto de las pequeñas ciudades “mineiras”, acogedora y hospitalaria, con construcciones centenarias y varias iglesias, rodeada por preciosos paisajes coronados por la imponente “Pedra do Baú”. Más que una ciudad o un pueblo, está reconocida como “estancia climática” desde el año 1967 (estaría bueno saber de qué se trata esa denominación…), y es el municipio más antiguo de la Serra da Mantiqueira con el 100% de su área definido de “preservación ambiental”. Por todo lado, se respira y vive la aventura, y se cuida y respeta el medio ambiente.
Se corrió en tres distancias -12, 21 y 50 Km- con casi 300 atletas en su gran mayoría de Brasil, pero también con un toque “internacional” dado por un mexicano y los tres uruguayos que nos hicimos presentes (Pablo Lapaz y yo en los 50 Km, y Andrés Silva en los 21 Km ya que a última hora se cambió a esta distancia como consecuencia de una lesión, lo que nos llevó a bautizarlo “Rengo”). En la distancia de 50 Km había 59 corredores registrados, según pudimos ver en el listado al momento de retiro del kit, pero considerando la cantidad que completó el recorrido, tengo dudas de que efectivamente haya sido así.

Viajamos el viernes 29, para llegar a destino alrededor de las 16.00 horas. La “legión de indomables” –como denomina la Organización a los corredores- copamos la pequeña ciudad, viéndose un movimiento inusual para esta época del año según nos comentaron en los lugares a los que concurrimos. Fuimos a la “Pousada do Quilombo Resort” para retirar el kit y participar de la charla técnica realizada a las 19.30 horas, con las últimas informaciones de la prueba. Nos esperaban 50 Km muy duros y técnicos, con un desnivel acumulado positivo de 3410 metros (bastante, para la distancia total), llegando en un par de oportunidades a 1700 msnm, con previsiones de tiempo bueno y una temperatura algo más alta de lo habitual.
La “cena de pastas” (jantar de massas, para ponernos a tono con el idioma) la disfrutamos en el restaurante “Gräo do Galo”, para posteriormente volver a terminar de preparar el equipo. Con muy buena onda, la familia de Chalés da Estalagem –donde nos alojamos- nos preparó el desayuno del sábado a partir de las 6.00, lo que nos solucionó este aspecto. Poco después de las 7.00 fuimos hasta la plaza del pueblo, donde se hacía la largada. La mañana se presentaba algo fría, ideal para correr en la montaña. Nos sacamos varias fotos, y resultó simpático que muchos quisieran registrar nuestra presencia con la bandera uruguaya. Está bueno esto de sentirse "una estrella" por un ratito...

Exactamente a las 8:00 se dio la orden de largada, para tomar rumbo a la calle que lleva a la Pousada do Quilombo (llamada así, pues está en un barrio formado por comunidades de esclavos fugitivos que conformaban su propia villa aislada – el Quilombo- buscando preservar su identidad y libertad). De allí seguimos rumbo al Barrio Paiol Grande por la misma carretera asfaltada pero siempre con una subida pronunciada. Pablo salió como una exhalación, así que lo perdí enseguida. Andrés salió un poquito más atrás, pero alrededor del Km 2 ya lo tenía a mi lado, mientras trotábamos por los suburbios del poblado. La Serra da Mantiqueira se mostraba imponente, con un color verde oscuro característico de esta zona, invitando a disfrutarla en pleno contacto con la naturaleza.
 
En el Km 5 –donde estaba el primer puesto de hidratación-, quienes participaban en la distancia de 12 Km giraban a la izquierda, en tanto los demás continuamos nuestro camino. A esa altura, creo que Andrés se había quedado un poquito atrás. Seguimos subiendo por senderos de tierra bastante húmedos, para alcanzar a los 10 Km unos 1600 msnm, donde encontramos el 2° puesto de hidratación y bebida isotónica. En este punto, se separaban los corredores de 21 Km en tanto los de 50 Km tomamos a la derecha por una zona de bosques, con senderos que continuaban en franca subida y mucha vegetación, al costado de bananeros y maizales, invitando al más puro disfrute.
A los 13 Km nuevamente había un puesto de hidratación, en tanto a los 15 km alcanzamos el punto más alto de la carrera –1700 msnm-, donde aproveché para tomar imágenes del espectacular paisaje. Quienes avanzábamos a esa altura, éramos poquitos así que las conversaciones esporádicas se escuchaban desde lejos, en simultáneo con los "sonidos" del cuerpo agitado y la respiración profunda. El camino tupido nos llevó a sucesivas bajadas y subidas, moviéndonos siempre entre los 1500 y los 1700 msnm, para llegar ya en una fuerte bajada al Km 19.5 donde encontramos un nuevo puesto de hidratación.
Tomamos a la izquierda por una carretera de tierra con subidas y bajadas alrededor de los 1100 msnm. Allí encontré a unos caminantes que disfrutaban de este recorrido y les saqué una foto. Me llevé un paquete de semillas de soja, que fui comiendo durante el camino. Ya el calor era importante, pues estábamos –si mal no recuerdo- en las 11:20 AM. En el Km 25 –nuevo puesto de hidratación- pude disfrutar de unos buenos vasos de Coca Cola e ingerir algunas frutas, que me permitieron recuperarme.


Casi enseguida llegó una brasileña a quien había superado en la subida –Alice- y posteriormente Ricardo -otro brasileño- que venía “fundido”, con sueño y muy cansado, quien nos dijo que tenía intenciones de abandonar allí. “La Coca Cola arregla todo”, le dije, en tanto Alice lo convencía de que siguiera con nosotros. Unos minutos después, salimos para encarar el siguiente tramo tirando juntos.
 

Nos esperaba un largo trecho por camino de tierra en general en subida, para alcanzar los 1650 msnm. Los casi 15 kilómetros que avanzamos en grupo, nos permitieron conversar bastante sobre nuestras carreras y desafíos. Por ejemplo, Alice tiene un precioso recuerdo de su participación hace unos años en la Maratón de Punta del Este, ya que marcó su mejor tiempo (3hs 30m), e hizo podio. Según comentó, sufrió mucho el tramo entre el Km 10 y el 20 –la larga subida y trayecto técnico entre los 1500 y 1700 msnm-, que en lo personal me encantaron. Ricardo “revivió” gracias a la breve parada en el puesto de hidratación, y estuvimos comentando sobre la solidaridad y las amistades que se generan en esta disciplina, que lleva a que todos se ayuden mutuamente, algo poco frecuente en las carreras de calle, en particular en condiciones más competitivas donde muchos corren con “el cuchillo entre los dientes”.

En bajadas y planos, manteníamos un trote suave en tanto caminábamos en las subidas, con el convencimiento de que llegábamos con algo de margen al corte de tiempo de los 40 Km. Los puestos de hidratación ubicados cada 4 o 5 km, nos permitían reponer agua y bebida isotónica. Eso sí, casi nadie en los puestos tenía claro en qué kilómetro íbamos (nos daban versiones diferentes en cada uno), en tanto el GPS de Alice estaba con alerta de baterías bajas, y el de Ricardo marcaba casi un kilómetro más que el mío. En ese largo trayecto por camino de tierra, salimos del Estado de San Pablo, pasamos al de Minas Gerais y volvimos a San Pablo, sin darnos cuenta.

Ya cerca del punto de corte en el Km 40, Ricardo se fue adelante y lo perdí de vista (y pensar que estaba “fundido” unos kilómetros antes…), en otra señal de las continuas “muertes y renacimientos” del ultra-trail de montaña, en tanto Alice también pero la mantenía a la vista y cada tanto me gritaba preguntando si venía. Pese a que la tendencia general era la bajada, me esperaban aún algunas subidas fuertes, que me hacían aproximar a Alice, pero en cuanto tomábamos la bajada por un largo sendero absolutamente lleno de pasto, con trillos de tierra y canaletas que no se veían, la volvía a perder. Finalmente, alcancé el último punto de hidratación, en el Km 45 para salir a un camino de tierra y encarar rumbo a la Pousada do Quilombo, nuevamente en subida. Ya llegando, se escuchaba la transmisión de un relator en la meta, al mejor estilo de quienes transmiten fútbol… Saqué la bandera uruguaya e ingresé al camino de acceso a la Pousada, pero nos hicieron tomar a la derecha por un caminito de tierra, dar una larga vuelta, subir nuevamente hasta los 1000 msnm y terminar en el helipuerto. Cuando me aproximaba, el relator hacía referencia a “Shorshe Shavier” (la pronunciación en portugués…), “de Montevidéu, toda a experiencia, toda a capacidade… parabéééééééééns”. Allí estaban Andrés y Pablo, que filmaron mi llegada para el mejor de los recuerdos, en un tiempo algo mejor de lo esperado y por tanto plenamente satisfecho. Recibí una preciosa medalla y la camiseta de “finisher”.

Después de recuperar el aire, ingerir líquidos y algo sólido –en particular, mucha fruta-, nos fuimos a nuestro alojamiento, para participar en la noche de la fiesta de entrega de premios. Además de la medalla de finisher, recibimos una preciosa remera recordatoria y un brindis ofrecido por Vinícola Aurora, frutas y servicio de masajistas para ayudar en la recuperación. Pablo puede contar alguna anécdota, ya que hizo uso del servicio.
 
Apenas me repuse, llamé a Adriana y a mis hijos para comentarles sobre el resultado. "Muy bien, satisfecho, algo mejor de lo esperado", fue mi respuesta ante la pregunta "¿Cómo te fue?". Además de cumplir el objetivo, quedé físicamente entero, aspecto muy importante pensando en los desafíos que vienen.

En la distancia de 12 Km –en la que participaron 118 corredores- el ganador fue el locatario Luiz Caetano (1h 04:45). Con 1400 metros de desnivel acumulado positivo, los 21 km también resultaron muy exigentes para los 112 atletas de la distancia (74 hombres y 38 mujeres). El ganador fue el también locatario Fabricio Barbosa quien completó el recorrido en 2:07:56, y entre las mujeres llegó primera a la meta, Francine Pires (Leme, SP), en 3:10:08. El "Rengo" Andrés Silva llegó a la meta en 3:56:24 (promedio: 11m 15s/km).

En la distancia mayor, 35 corredores completamos el muy exigente recorrido dentro de los límites de tiempo definidos (7hs 30 min para cruzar el corte de 40 Km, y 10 horas para los 50 km). No tenemos información de la cantidad de corredores que no llegaron al punto de corte por tiempo. 

Masculino
1 – Geison Ignacio – 5h29’14″
2 – Robson Vigilato – 5h21’11″
3 – Celio da Rosa – 5h39’02″
4 – Moisés Carmona Torres – 6h29’49″
5 – Giorgio Rabolini – 6h58’46″

Femenino
1 - Naoko Sakagawa – 7h17’14″
2 – Vera Saporito – 8h00’06″
3 - Camila Rodrigues Da Cunha – 8h15’14″
4 - Christine Alencar – 8h31’07″
5 - Luciana De Aragão – 9h04’31″

¡En la categoría Caballeros 40 – 49, el "Carambolas" Pablo Lapaz fue el primero! Y con luz, ya que llegó en 7:26:52, en tanto el 2° lo hizo en 7:48:47. En mi caso, crucé el punto de corte del Km 40 en 7hs 10min –margen de 20 minutos- y alcancé la meta en 9:22:21, con un promedio de 11m 15s/km ¡exactamente el mismo promedio del “Rengo” Silva!. En la entrega de premios, Pablo se lució con la bandera uruguaya en lo más alto del podio. Lo de “Carambolas” es en referencia a esa fruta tropical algo exótica para nosotros con forma de estrella, de sabor agridulce, llena de potasio, que a Pablo le encantó al extremo que  devoró todo lo que pudo, e incluso compró un par para disfrutar el domingo. Y a mí me bautizaron “Säo Jorge” pues el domingo ingresamos a algunas iglesias y veíamos imágenes religiosas, lo que llevó a que mis compañeros dijeran que era un llamado dirigido a mí…

Muchos de los corredores comentaban sobre la dureza de la prueba y su alta exigencia técnica, considerándola una de las más duras de Brasil. “Prueba muy bien organizada, con un recorrido exigente, con staff y puntos de hidratación y alimentación bien localizados, en un lugar excelente y con un tratamiento a los atletas de primera calidad”.
El domingo llovió durante casi todo el día, así que prácticamente nos dedicamos a descansar, recorrimos algunos lugares de la ciudad y almorzamos un “espeto corrido” como para recuperar energías. Mi carrera de 42 kilómetros o más N° 40, me permitió completar casi 5900 kilómetros en competencias a lo largo de los casi 9 años que me largué a correr. Resultó una excelente experiencia, llena de aprendizajes que me permitió seguir sumando kilómetros a un ritmo exigente, preparando la Transalpine Run.

Tuve en lo personal el honor y privilegio de haber podido compartir nuevamente un desafío en la montaña, junto a hermanos que la vida me regala en cada oportunidad, y además de haber compartido con Ricardo y Alice -en un esfuerzo conjunto haciendo trabajo de equipo- esos 15 duros kilómetros, quizás en el momento más complicado de la prueba. La montaña pone todo en su lugar, y el esfuerzo compartido para enfrentar las dificultades, hermana a quienes no se conocen. ¿Puede haber mayor recompensa?

Nos vemos, en la ruta.