domingo, 27 de diciembre de 2009

Parece un cuento fantástico, pero es verdad. Crónica Ultramaratón Buenos Aires, por Héctor "Tío" Yeritano (Fuente: Halcones)


Transcribimos crónica de Hector Yeritano de su récord uruguayo de 48 horas (263,2 kilometros) al salir segundo en la ultramaratón realizada entre el 11 y 13 de diciembre en la pista del parque Sarmiento en Buenos Aires, Argentina que ganara el local Diego Manzur (que estableció el record argentino con 322 km).
La tortuga y la liebre...
Existen dos maneras de entreverarse en una carrera de estas características ,una ...la elegante ,la de los que entrenan ,la de los atletas ,la verdadera ,la otra ........la cruda ,la de los que no entrenan ,la de los anormales ,la cerebral.Es claro que no estoy en la primera. Diego Manzur corrió con su baggaje deportivo y sus entrenamientos. Yo en cambio participé (corrí el 20 % ,caminé el 80 %) y con mi cuerpo como experimento.Acá va la historia.Deportivamente hablando tuve un año pésimo, con registros por encima de 40 minutos en los 10 k y con 4 maratones de las peores que tenga memoria.
Me desgarré el gemelo izquierdo en Parque del Plata, me lastimé las costillas en una caída en una carrera de aventuras y me esguincé un tobillo en la ultima etapa del Salomón Race, lo cual me convertía más en candidato a un Spa termal en alguna isla paradisíaca que a un evento como las 48 horas.Estas 48 horas se iban a desarrollar en una pista de atletismo de 400 mts, con piso de conchilla (algo como una mezcla de varias caparazones de moluscos triturados), sin sombra y sin más comodidades que la de una carpa.
La experiencia de una 24 horas anterior me daba la certeza de varias cosas: el tedio de dar vueltas en un circuito -en aquella oportunidad el circuito era de 952m en un parque similar al parque Rivera-, el tipo de alimentos que se consumen en estas carreras -abundantes, de todo tipo y color- y los muchachos que participarían (Richard Umanti 305 k en 48 horas, Dieguito, Dardo, Walter López y otros). Todos de temer si se trata de hacer kilómetros.Estaba también el factor térmico de diciembre. Siempre te cocinás de día y te freezás de noche: factor 50 de día y ropa polar de noche.También estaba la certeza que estas carreras se pueden dar cosas en las últimas dos o tres horas ............... pregúntenle sino a Dardo por esas 24 horas de 2007.Con esto y con muchas ganas de recuperar mi “dignidad” me inscribí el 20 de noviembre y me puse en campaña para entrenar ............................Es claro que no iba a salir a hacer fondos de 70 u 80 k pa ver que salía y con eso hacer un calculo de cuantos kilómetros podía hacer en 48 horas, para aquellos que les atraen los promedios o estadísticas estas carreras escapan a todo calculo extrapolable. Con suerte uno termina con ampollas sobre ampollas, quemaduras de sol, paspaduras en los lugares más íntimos y con el estomago revuelto en el mejor de los casos.
Muscular y aeróbicamente hablando no podía competir con Richard que había logrado unos 305 k este año en Republica Checa ni con Diego. Sobre todo con Diego que tuvo un año muy bueno. De todas maneras como dije anteriormente estas competencias son de características multifactoriales negativas. Te puede pasar de todo aún siendo Yiannis Kouros.
Entonces en lugar de pensar en cuantos kilómetros podía completar y presionarme por una meta tan lejana o excesivamente optimista opté por fijarme un primer objetivo: .........terminarla.Segundo objetivo .....no correr contra el reloj, ”correría” contra el cansancio y el tedio de dar vueltas y del sueño de esas horas.Con esas premisas una semana antes salí con Alejandro Rey a caminar hasta Piríapolis como meta. Salimos a las dos de la tarde y sobre las 8 estábamos sobre Atlántida, parada de aprovisionamiento frutas, pasas de uva y jugos.Alrededor de las 12 estábamos por Santa lucia del este.
El promedio del gps daba unos 10 minutos por kilómetro y el frío de la noche estaba haciendo mella (además de una incipiente ampolla en la planta del pie).Tres horas más tarde dos kilómetros antes del peaje Solís sucumbimos al frío y nos tiramos al costado de la ruta sobre unos pinos tirados y aplastados que oficiaron de aislantes del frío de la arena.Doce horas de caminata, ampollas en los pies y sin poder conciliar el sueño aguantamos hasta las 5 y 30 y un amigable Cot nos trajo de nuevo a Montevideo.En lugar de acostarme, seguí de largo a ver como me resultaba estar sin dormir por lo menos 36 horas.Me frustró un poco la poca distancia que cubrimos, apenas unos 70 k en 13horas. Si bien era más una caminata rápida, la distancia no parecía demasiado.
El lunes previo arranqué con una dieta bajísima en calorías y azúcar, además de porciones muy pequeñas para acostumbrar al cuerpo a lo que se venía. Sé que suena raro lo de bajar la ingesta de carbohidratos y otros alimentos previos a una carrera pero esto tenía como razón la de bajar en lo posible el metabolismo (comer en abundancia consume más energía), con esa dieta espartana me preparé para el viaje.
La carrera empezaba a las 3 de la tarde del viernes. Me acosté el jueves a las 12 y como pude me levanté a las 6 de la mañana del viernes para ir a tres cruces, encontrarme con Washington Sauda, Dardo y Analhia sobre las 7.Salimos a las 8 de la mañana del mismo viernes y llegamos tres horas antes de la largada (ya estabamos con 9 horas encima despiertos previos a la largada).
Estaban todos los ultras referentes argentinos.
Nos saludamos, armamos lo que sería nuestro confort por dos días y arrancamos.Veintiséis historias se disponían a llenar una hoja más de sus propios libros, todos con sus propias teorías de cómo finalizar (creo que era lo más importante), con asistentes y con familiares los Lobos Esteparios, Napoleones, Quijotes y Faustos emprendimos la marcha.En el inicio se dan situaciones que a mi me cuesta creer. Algunos arrancan como si fuera un maratón de tres horas, le gritan a los asistentes cómo vienen, le piden promedios como si la carrera finalizara en un rato..........en finLas primeras horas hasta las 9 de la noche fueron de una humedad y calor tolerables, viento de frente fuerte y cálido pasaron como si nada y en bastante silencio.
Primera comida a las 9 de la noche. En realidad comida hay todo el tiempo, snacks, refrescos, gatorade, sopas, café, pasas de uva, maníes, frutas .......es como ir al super y picotear todo lo que este a tu alcance, pero lo de las 9 era una porción de pasta con queso que devoré en dos vueltas.A la una la brisa fuerte y cálida se transformó en una fuerte y muy fría ,lo que llevó a que muchos se fueran a dormir a sus respectivas carpas para recuperar.
Mala idea para varios ya que cuando intentaron salir a seguir rodando estaban entumecidos y el frío invitaba a seguir durmiendo.Casi solo seguí rodando toda la noche sin parar salvo para cambiarme las medias o ir al baño.A las 5 y 30 sale el sol con el consecuente cambio de temperatura que ayuda a espabilar un poco la modorra de la noche.Algunos dormilones se levantan y vuelven a rodar y descontar vueltas.
Después del primer desayuno con medialunas y café vuelve el buen humor, seguimos con varios charlando sobre la vida (algunos prometimos no volver ) en un intento de no pensar que todavía no se habían cumplido las primeras 24 horas.Alrededor de la 1 de la tarde ingreso por primera vez a boxes para un recauchutaje de cubiertas. Diagnostico: ampollas en talones y plantas de ambos pies. El izquierdo peor que el otro.Daniel López era el encargado de boxes. El flaco, con una paciencia de madre teresa, limpió y desinfectó las ampollas.
Me puso un apósito y me dejó seguir........jamás expresó que parara o que me cuidara. Ni una palabra sobre parar, ni una palabra de lástima.
Sólo una sonrisa cómplice y silenciosa.Pasadas las primeras 24 horas sobre las 5 de la tarde el sol apretaba bastante y decidí ponerme manga larga ya que el factor 50 se pegoteaba con la mugre del circuito y resultaba incómodo.Esperé con ansiedad la comida de la noche que se sirvió sobre las nueve. La ansiedad venía dada por probar algo distinto.
Se vuelve asqueante comer snacks y pasas de uva, por lo que cualquier cosa distinta parece un manjar.De todas maneras y aunque la abundancia de comida era notoria yo seguía con mi dieta de frutas, alguna barrita de cereal, agua, muy poco gatorade y siempre pequeñas porciones de pan o de carbohidratos.Comido y cambiado, rodé un rato y decidí ir a la carpa a chequear la ampollas y estar un rato horizontal ,estuve algo así como 40 minutos tirado y pensando en los que me pisaban los talones.Creo que la carrera en sí comenzó en la madrugada del domingo. Ahí irse a dormir no era una opción. Empezó el juego del cazador cazado. Si te ibas a la carpa los demás salían a buscar descontar vueltas.Exprimí cada minuto de carrera de la manera más gasolera que podía. Si ellos paraban para comer, yo seguía (sobre todo después de las comidas grandes se ponían más lentos), las paradas para ir al baño (no más de cinco veces) no me quitaron más de 10 minutos en el total de horas. Si comes poco, excretas poco -pensaba.La madrugada del segundo día estuvo fría también.
Me puse un pantalón deportivo y campera cortaviento, rodé un rato más hasta que no aguanté el cansancio. Me sentía mal pero no quería ceder.Le dijo a Washington “me voy un rato a la carpa” “pase lo que pase no me llamés”. Con Dardo y Washington nos turnábamos para usar la carpa. Washington y Dardo podían desconectarse y dormir. Sobre todo, Washington tocaba el sobre y Morfeo le cantaba el arrorró.Llego a la carpa dónde Dardo ya dormía. Primero chequeo las ampollas y con indiferencia veo que ya están negras por la sangre. Me tiro al sobre para aprovechar el tiempo y en posición fetal paso 45 minutos con la cabeza en la carrera. Me levanto con mucha impaciencia por ver cuanto habían avanzado los demás y ahí me entero que Richard se había ido a acostar, tenía ampollas en los pies y quemaduras del sol en las piernas.La soledad de la segunda noche fue terrible. Pasas de la euforia a la apatía en minutos. Te crees inmortal y tres minutos después llorás como adolescente enamorada (prejuzgo que las adolescentes lloran más y sin motivo que los adolescentes). Estos cambios de humor te confunden y te juegan a veces en contra. Constantemente tenía que recordar otras experiencias similares para darme apoyo y autosugestionarme para seguir.Es vital llevar historias personales. Te sustentás en lo que ya hiciste.
En esas 8 horas que Richard estuvo acostado pude llegar al segundo puesto, situación que me puso en la mira de otros que anhelaban pasar a Richard y seguir hacía arriba.Cuando vi por segunda vez el amanecer y con la adrenalina del segundo puesto me concentré en exprimir las horas como me permitían mis pies. Entré de nuevo a boxes sobre las 10 de la mañana, creo. Estaba el flaco Daniel. Me drenó la sangre de las ampollas y con la misma sonrisa cómplice y silenciosa nos despedimos.Ese domingo estaba insoportable de calor y humedad. Así y todo los que durmieron se sentían con fuerza y alternaban carrera con caminata. Si bien el segundo lugar me daba cierta tranquilidad, quedaban corredores muy fuertes que podían cambiar el resultado.
Diego seguía implacable devorando kilómetros. Su objetivo era uno y el mío otro. A veces parecía que se iba a quedar ahí mismo de tan lento que caminaba; pero no, tenía un gran apoyo sicológico de su familia y de los demás corredores que lo alentaban a seguir.Las ultimas horas fueron de vértigo: Washington daba vueltas sin parar y logró subir dos o tres posiciones en poco rato. Los que tenían fuerzas todavía armaron un tandem y también daban vueltas como dementes.Yo los miraba alelado ,¿cómo pueden correr con estas temperturas? ¿De dónde carajos sacaban ganas para correr? Solo la tranquilidad de tortuga me daba paz.
Mi carrera había terminado dos horas antes del plazo y me limité a esperar que se cumplieran las 48.
El domingo llego a casa después de estar despierto 65 horas.
Conclusiones.
- A ese ritmo no hubiera finalizado el Spartathlon en 36 horas.
- Si la carrera hubiese tenido más horas el resultado habría sido otro.- La dieta espartana funciona para niveles aeróbicos bajos y no tiene efectos secundarios.
- Solo tuve ampollas en los pies pero ni una sola molestia muscular, incluso en carreras de 10 k he terminado con dolor de gemelos, acá nada
Gracias Rosa
Gracias Mercedes
Gracias Daniel
Gracias Diana
Gracias Analhia"
"Hay que saber utilizar lo que se tiene ,no basta con ser lo que se aparenta" (Maurice Herzog)
Fuente: http://halconesuruguay.blogspot.com/2009/12/48-horas-de-buenos-aires-11-13dic09.html

martes, 15 de diciembre de 2009

MUCHO SAMBA, MUCHO SHOW Y ROCK AND ROLL


El pasado fin de semana fue uno de los más movidos de los últimos tiempos. Empezó un poco antes, el jueves por la noche, cuando se hizo la entrega de medallas a compañeros que cumplieron 25 años de trabajo y a los jubilados durante el año, ocasión en la que me tocó el honor de hacer entrega a cuatro homenajeados. Primera trasnochada.

El viernes fue la cena de fin de año y entrega de trofeos de la AAU, realizada en el LATU. Como es habitual, se transforma en una fiesta a mi criterio “demasiado larga”, al extremo que mi turno llegó allá por las 2:00 de la madrugada, después de escuchar a la murga “Lujuriosa y Sedentaria”, aunque en realidad se trataba de “La Funebrera” (creo que ese era el nombre), más el Conjunto Casino (que nos hizo bailar a casi todos recordando viejos temas), y además Walter y El Salado en un llamado en contra de la violencia en el fútbol (en un número que creo no tiene mucho sentido en una cena de la AAU). La entrega se hizo “en cuotas” entre espectáculo y espectáculo, con un previo reconocimiento a un montón de gente, que generaron un atraso considerable en el homenaje a los verdaderos destinatarios del enorme esfuerzo de la Directiva de la AAU: los corredores. Creo que podemos y debemos seguir mejorando en la organización de este evento, a fin de evitar que muchos se retiren “en cuanto pueden”, dado lo avanzado de la noche y las obligaciones personales y familiares que todos tenemos. Segunda trasnochada.

El sábado por la mañana fui a buscar mi bicicleta al taller de Castromán, ya que debía cambiarle piñón y cadena. De allí fui hasta GT (Motociclo de Barreiro y Berro) a pagar mi inscripción para la Misión GT en Laguna del Sauce. Por la noche, fuimos hasta el festejo de 20 años de casados de una compañera del Banco y 50 años de su esposo, en la Chacra Joaquina. Resultó una fiesta como en los viejos tiempos, ya que arrancó con “Bafo da Onca y sus mulatas de fuego”, ocasión en la que me animé a bailar y cantar todos los temas con los que conviví en mi niñez y juventud. Siguió con un espectáculo de odaliscas y danza árabe, para posteriormente seguir con danza española (a este no llegamos a verlo, pues nos volvimos a fin de descansar). Nos retiramos de la fiesta algo después de las 2:00 AM, para intentar dormir cerca de las 3:00 AM. ¡Cómo me costó dormirme! Tercera trasnochada.

A las 7:00 AM del domingo el despertador me avisó que era tiempo de levantarnos y arrancar hacia Laguna del Sauce. Con mucho mate de por medio, a las 7:40 salimos con Adriana y un montón de interrogantes sobre mis posibilidades en esta competencia, donde volvía a intentar un triatlón después de bastante tiempo, sin haber entrenado, y con enormes dudas sobre el estado de mi rodilla izquierda. A las 9:10 llegamos a destino, y encontramos a varios amigos de locuras: Pablo y Raúl, Pepe Szyman, Roberto Barreto, Las Saladas, y Raúl Real (compañero del Banco que hacía su debut en la disciplina). Me tocó el No. 158 en la categoría Caballeros Master Individuales.

Poco después de las 10:00 arrancamos por tandas, con el kayac, donde el año pasado me tocó remar sin la compañía de Rai, con quien hicimos la competencia. Esta vez remé en la 3era tanda (último grupo en salir), y me sentí bastante bien (creo que le gané a solamente dos, aunque el resultado oficial muestra que mi tiempo fue el peor ... tengo fotos que prueban que está mal, pero dejémoslo así).
Salí en la bici a hacer las dos vueltas de MTB por el Arboreto Lussich, y ya en la primera superé a un buen número de competidores (5 o 6), en tanto en la segunda pude mantener mi buen ritmo, totalizando 1 h 22min para los 24 Km. ¡Qué placer sentir el “ronroneo” de la bici sobre los caminos del parque, apenas interrumpidos por el canto de algún pájaro, rodeado por el perfume fuerte de los eucaliptus e incluso algún aroma a cedrón y menta! ¿O estaría soñando? Lo cierto es que uno se siente absolutamente libre, respirando profundamente y sintiendo el pecho agitado en los esfuerzos de las subidas, para después sentirse “volar” a cerca de 50Km/hora en las bajadas. Todos nos sentimos “compañeros y amigos” en medio de ese esfuerzo, alentándonos mutuamente y apoyándonos en los momentos de mayor sufrimiento físico.

Dejé la bici e hice la transición hacia el running, para completar una vuelta al circuito de 12 Km. Al contrario de lo que hasta el momento me había sucedido, pude cambiar de disciplina sin sentir mayor complicación física. Me puse la rodillera para proteger la rodilla izquierda, y salí a trotar a ritmo suave. Ingresando al Arboreto Lussich crucé a Pablo y Raúl que ya salían a completar su recorrido total. Nos saludamos al pasar, y a partir de allí avancé lentamente, para seguir superando competidores en ese tramo. Finalmente, con 1 h 28 min 21 seg completé mi vuelta. ¡Y no sentí ningún dolor en la rodilla!, ni en la subida ni en la bajada. ¿Me habré curado finalmente? ¿Será el efecto del entrenamiento tratando de fortalecer los músculos de mi pierna izquierda?

Después de una ducha “rápida” en la Laguna para que Adriana “soportara” el regreso, nos volvimos hasta Montevideo, llegando a casa sobre las 16:30. Entero y sin ningún dolor extraño. ¿Qué más podía pedir?

Hoy se publicaron los resultados de la competencia. Hice todo el recorrido en 3 h 07’ 07”, algo así como 19 minutos menos que el año pasado. ¡Llegué en la 4ª posición de mi categoría!, entre 8 competidores. No lo podía creer, y se lo conté a todos los que me preguntaron (y a los que no). Pablo y Raúl nos sorprendieron con su 3er lugar en la categoría Caballeros por parejas, como resultado también del exigente entrenamiento que está siguiendo con Leo Yozzi.

Creo que mi secreto está en pasar tres días con fiestas y trasnochadas, durmiendo poco y entrenando nada, para mejorar mis tiempos. Fuera de broma, también tiene que ser el efecto de la baja de peso, pues en noviembre perdí casi 5 kg que me sobraban, como resultado de la exigente dieta que me recomendó mi nutricionista. Por eso, lo del título: “Mucho samba, mucho show y rock and roll”.

¿Qué sigue? La “Aventura Lobos Columbia” nocturna, está ahí ...

domingo, 29 de noviembre de 2009

80K de aventura y adrenalina - 13.12.09


3ª edición DESAFIO EFEKA
Se viene la edición 2009 de una carrera de aventuras que poco a poco se ha implantado a nivel nacional, en quienes gustan de este deporte. El próximo 13 de diciembre estaremos largando una prueba que sin escatimar en la exigencia física y mental de los equipos , será dinámica divertida ,cambiante y muy competitiva de acuerdo a los equipos que ya han comprometido su participación.

La edición 2007 fue ganada por TREK URUGUAY equipo formado Rubén Manduré y Pablo Reyes, edición que conto con presencia de equipos argentinos. En el 2008 fue para LOS MALEVOS integrado por Oscar Acosta, Carlos Bueno y Fernando de los Santos .

Para esta edición estamos preparando un recorrido de unos 80 km realmente muy interesante y exigente, a los alrededores del Rio Negro, algunos de sus afluentes y zonas costeras; que por el clima reinante para esa fecha, serán la vedette de la carrera.

Este año hemos decidido volver al formato inicial de realizarlo solo en categorías duplas y habrá una categoría para duplas promocionales sin canotaje, con orientación muy básica y de menor recorrido.

Las disciplinas serán mountainbike, treking , coastering, bike &run ,boya cross, canotaje y pruebas especiales. En los próximos boletines iremos brindando más información de distancias y mas datos de la carrera.
Este último desafío del 2009 será sin duda una gran carrera a la que no podes faltar…Paso De Los Toros los espera
Fuente: http://toroseventosdeportivos.com//index.php?option=com_content&task=view&id=113

miércoles, 18 de noviembre de 2009

Un cuento fantástico: K42 Adventure Marathon Villa La Angostura


Con mis casi 50 años, he enfrentado un montón de desafíos en la vida, siempre con la premisa de disfrutarlos a pleno. Casi seguramente el “menos pensado” haya sido mi participación en la final 2009 del circuito mundial de la Salomon disputada en Villa La Angostura el pasado sábado 14 de noviembre (las tres carreras anteriores se disputaron en Bombinhas, Gran Canaria y en el desierto de Sahara).

Cuando intento encontrar una explicación, me quedo inmediatamente sin respuestas. Me vuelvo algo místico, con esas “razones” que tienen muy poco de tales. Cuando pienso que hasta el año 2006 era un “gordito sedentario”, me sorprendo de lo que pude lograr en tan poco tiempo. ¡Y pensar que en agosto del 2006 corrí mis primeros 10K (Reebok) y mi meta era llegar! Hoy llevo cerca de 1.400 Km en competencias oficiales, con 5 maratones (una de ellas, esta última, en la montaña), y sigo buscando desafíos.

¿Qué extraña razón lleva a que una persona madura, sea capaz de someterse a pruebas tan duras por el simple hecho de decir: “lo hice”?
Recuerdo que hace ya varios meses, cuando empezó a darme vueltas en la cabeza esta idea de correr la maratón de montaña –después de correr la Salomon en Sierra de las Ánimas-, me encontré con Analía Pugliese (Coyotes, esposa de Dardito Segurola, que corrieron el año pasado), quien me dijo: “JX, no dejes de ir a La Angostura, es increíble”. Y ahí lo registré en mi agenda y empecé las gestiones para ir. En conversaciones en el Gimnasio Sayago, se fue conformando un grupo con Pablito Lapaz, el Capitán Rai y Daniel “Dulce de Leche” Aguiar, sumándose el “enorme” Edu Medina (Olimpia) como acompañante, quien hizo el “aguante” y ofició como fotógrafo. Gracias a los excepcionales organizadores de SUCA (Jorge Beltrán y Agustina Diab), conseguimos cupo y me pude inscribir. A partir de allí, quedaba solamente el entrenamiento, en las condiciones geográficas del Uruguay ... para correr subiendo una montaña de 1.500 mts de altura y con nieve en la cima.


Después de la maratón de Punta del Este (06.09.09), me quedé con una lesión en el ileotibial externo, a la altura de la rodilla, que se me inflama cuando corro (y obviamente, duele mucho). Un largo periplo por traumatólogo, fisioterapeuta y resonancia magnética, antiinflamatorios y demás, llevaron a que mi entrenamiento fuera casi nulo. Pude hacer algo de aparatos en el gimnasio, pero por ejemplo, no pude participar de la 3ª etapa de la Salomon en Salto del Penitente. Finalmente, cuando el traumatólogo me recomendó reposo, le dije que pensaba correr en Villa La Angostura. Me dijo: “decirte que no vayas, es perder el tiempo, no?” Obviamente, me conoce. Me dijo que me cuidara con antiinflamatorios, hielo en la rodilla y un ritmo suave. “Peor no vas a quedar; en todo caso te podrá doler un poco más, pero no creo que te hagas una lesión más seria pues no tenés nada a nivel de meniscos, ligamentos cruzados y rótula”. Lo más parecido a un entrenamiento para correr en la montaña, fue mi participación en los 10K del Cerrito de la Victoria ... sin comentarios.

Gracias a las gestiones de “Dulce de Leche” que nos armó el viaje, partimos rumbo a Buenos Aires. Fui con Adriana un par de días antes para pasear un poco, y encontré a los compañeros el jueves 12, para partir en Vía Bariloche a las 14:00 horas. Fuimos escuchando comentarios del experto en Química Edu Medina en relación con el hidrógeno (¿), las clases de economía doméstica a cargo de “Dulce de Leche” haciendo su lista para el supermercado (incluyendo el menú que nos iba a preparar ... ¡sin comentarios!), y la “cámara viajera” de Rai sacándole fotos a todo lo que veía a su paso. Un viaje de 19 horas en ómnibus da para todo. En un momento se escuchó a “Dulce” decir que estaba lloviendo ... pues escuchaba las gotas en el techo del ómnibus. El colmo fue cuando sacó sus “toallitas húmedas” para el viaje ... Ah! Deberíamos cambiarle el apodo por “PacMan” ... se devora todo lo que alguien deja (pan, tostadas, manteca, mermelada, bebida, etc.). ¡Qué animalito capacitado para morfar! Bueno, las preguntas que le hacía junto a Rai al pobre asistente del viaje: “qué río es el que pasamos recién?, qué pueblo es ese?, tenés idea del nombre de esa represita en ese lago?”. Ni que hablar del continuo sonido del celular de capitán, despertando a todos los que queríamos dormir.

Finalmente, después de un largo periplo, llegamos a nuestro destino. Nos instalamos en el Hostal, donde nos atendió Belén –una simpática “angostureña”- quien nos dijo que “Vale” había renunciado el día anterior, cuando notó que llegaba Dulce de Leche y sus compañeros ... Parece que ante tanta insistencia de Dani pidiéndole que le confirmara si la información sobre el clima bajada de la web de Weather Channel era correcta, si podía cocinar, si de mañana amanecía, si cuando llovía caía agua, si el hielo se forma a 0 grado, etc etc., había renunciado por trabajo insalubre. No, es broma, ¡el amigo Dulce hasta le llevó alfajores y licores!

¿Qué extraña razón lleva a que una persona madura, sea capaz de someterse a pruebas tan duras por el simple hecho de decir: “lo hice”?
Apenas nos acomodamos y fuimos a retirar el kit para la carrera. Las máquinas fotográficas trataban de reflejar el espectacular escenario natural del lugar. Con todo resuelto, fuimos hasta el Super y compramos 2 paquetes de fideos Las Acacias (“tengo pasta de deportista”) para la cena. Al llegar, nos encontramos con nuestro compañero de cuarto, otro Daniel, de Trenque Lauquen (que también había comprado un paquete de fideos), aunque alguno ya estaba imaginando alguna chica europea (sueca, casi seguramente). Después de asistir a la charla técnica en el gimnasio de la Villa, nos fuimos a cenar compartiendo mesa con un montón de corredores de los más diferentes lugares, dejando a los dos “Danieles” a cargo de la cocina. Cuando aparezco para ver cómo iba todo, noto que en una olla para no más de 2 lts de agua, habían metido 3 paquetes de fideos ... todo pegado en el fondo, imposible de meter un mísero tenedor para revolver ...
La noche previa con alguno yendo muy seguido al baño, estuvo difícil. No entro en detalles para no herir la sensibilidad. Para colmo, el animalito de “Dulce” puso el despertador a las 5:45 ... “¿Para qué, pedazo de p ...?” En fin, con poco descanso y mucho sueño, nos aprontamos y bajamos a desayunar, para posteriormente partir rumbo al lugar de largada de mi 5ª maratón, en el Lago Espejo a 15 Km de la Villa.

Nos sacamos algunas fotos –entre ellas, con la “Mujer Araña” ... imperdible-, y me metí en las entrevistas que hacía el animador (como no podía ser de otra manera). ¿Micrófonos, dijo? ¡Aguante Peñarol!, fue mi despedida.

A las 10:00 arrancamos a ritmo muy controlado ya por un camino en ascenso, a 700 mts sobre el nivel del mar, junto a un montón de corredores (cerca de 2000) que impedían correr cómodo. Los estrechos senderos hacían que prácticamente todos fueran al mismo ritmo, en un escenario natural impresionante. A los 2,5K cruzamos el arroyo La Rana, para llegar a los 5K en unos 37 min., donde iba con Rai y Dulce de Leche muy cerca. Ahí me detuve a tomar agua. Retomé el camino y a los 9K cruzamos el puente sobre el Correntoso, un espectáculo para la vista. Las continuas subidas y bajadas hacían que mi rodilla sintiera el esfuerzo, pero valía la pena. Bordeamos el camping del Correntoso y llegamos a los 10K, donde nuevamente había un puesto de hidratación (después de pasar por un grupo de tamborileros).
Llevaba 1h 09 m., y me sentía algo cansado. A los 12K nos tocó cruzar por el arroyo Las Piedritas, con agua increíblemente limpia y congelada, donde había un puesto de Gatorade. Ingresamos a una zona bastante espesa, con mucha vegetación, para llegar a los 20K sobre el Puente del EPEN, donde el amigo Edu estaba esperando nuestro paso con su cámara fotográfica. Me acompañó por unos 500 mts y me comentó sobre el pasaje de mis compañeros de carrera un rato antes. Llevaba algo así como 2h 45m., ya me había armado un bastón con una rama y ya sufría bastante con dolor en mi rodilla izquierda.

¿Qué extraña razón lleva a que una persona madura, sea capaz de someterse a pruebas tan duras por el simple hecho de decir: “lo hice”?
Empezaba la parte más dura del recorrido, pues a partir de allí venía un ascenso bastante pronunciado. A los 24K cruzamos la “Tranquera de Fonseca”, a 1000 mts sobre el nivel del mar. A los 28K llegamos al “Punto Panorámico”, con unas vistas dignas de una postal. Mi cámara no paraba de sacar fotos. Dado el creciente dolor en mi rodilla, decidí parar y sacarme la calza larga para poder mojar la zona que más sentía con agua fría y así aliviar un poco la molestia.
A los 29K llegamos al Club Andino, casi en la cima del Cerro Bayo, después de atravesar una subida muy dura con nieve, barro y casi perpendicular, que hacía necesario subir tipo “gato”, agarrándonos de cuanta rama podíamos. Después de las fotos, llegamos a la cima, donde está la pista de esquí, a 1500 mts de altura.¡Qué frío, pero qué espectáculo para la vista! Todos nos dedicamos a sacar fotos y filmar algo del escenario natural que nos llenaba el alma. Uno se siente a la vez, tan pequeño ante tanta grandeza, y tan grande y afortunado de poder disfrutar a pleno de estas bellezas. Es imposible no recordar a todos los seres queridos que siempre están pendientes de nuestras aventuras, en un momento como ese. Pensaba por ejemplo en mi padre, que a sus 79 años disfruta de mis locuras. Pensaba en Adriana y en mis hijos, que esperaban noticias mías.

¿Qué extraña razón lleva a que una persona madura, sea capaz de someterse a pruebas tan duras por el simple hecho de decir: “lo hice”?Después de aprovisionarme en el puesto de hidratación, emprendí el descenso. Me puse un poco de Ratisalil en la rodilla y empecé a bajar. ¡Para qué! Me hervía de tanto ardor que sentí. Apoyando la pierna derecha como quien baja en una duna de arena, y sosteniéndome como podía sobre la izquierda, sufrí bastante en ese descenso. Al llegar casi a la base, estaba el K35, con un puesto de frutas. Llevaba 5 horas de carrera.
Me detuve a comer bananas, manzanas y a beber Gatorade, además de conversar bastante con los demás competidores que allí estaban. Retomé el camino para llegar a los 37K a las Chacras del Bayo, a 1000 mts sobre el nivel del mar. Nuevamente llegamos a la Tranquera de Fonseca a los 37.5K, donde encontré a Rai que iba junto a Nacho, un argentino jovencito que venía “arrastrándose”. Entre caminata y trote, pudimos mantener el paso ya que también Rai venía con un fuerte dolor en su rodilla izquierda. “Ya estamos”, nos dijimos. Pero no, no estábamos, pues todavía nos faltaba una subida más, ya que al llegar a los 40K unos jóvenes de la organización nos alertaron que nos quedaba una subida más con una extensión de unos 300 mts y ahí sí poníamos rumbo a la llegada. Era la “Subida de Jonny”. No se cómo, pero finalmente entramos a la Villa, con ritmo suficiente como para superar a algún competidor y encarar los últimos metros con la bandera uruguaya desplegada, el aplauso de los “angostureños” y nuestros compañeros Edu, Pablo (5 hs 26’) y Dulce (6 hs 49’), más el grito de Jorge Castiglioni (que nos había superado en los 40K) con su “arriba Uruguay”, y el elogio del relator que agradecía la presencia de los uruguayos que año a año participan de esta fiesta. Con 6 hs 57 min, cruzamos la meta. Tarea cumplida.

¿Qué extraña razón lleva a que una persona madura, sea capaz de someterse a pruebas tan duras por el simple hecho de decir: “lo hice”?
No tengo una respuesta. ¿O sí? Creo que viendo las fotos y recordando las imágenes y sensaciones vividas, se encuentra gran parte de los hechos que justifican este esfuerzo. Al día siguiente, cuando mirábamos hacia el Cerro Bayo y veíamos allá arriba la pista de esquí, nos parecía increíble haber subido hasta allá en nuestra maratón de montaña.
Como dijo George Carlin, un comediante de los años 70 casi desconocido: “Utiliza más tiempo con los seres que quieres, porque no estarán junto a ti por siempre. Recuerda darle un abrazo a quien está a tu lado, porque será el único tesoro que puedas darle desde el corazón y no cuesta un centavo. Date tiempo para compartir tus pensamientos. Y siempre recuerda: la vida no se mide por la cantidad de veces que respiramos, sino por las veces que nos quedamos sin aliento”.

Esas son las sensaciones vividas, junto a los compañeros de ruta en esta “locura”.

martes, 17 de noviembre de 2009

Mi primera maratón de montaña, una experiencia indescriptible

Para saciar la curiosidad, colgué fotos de la carrera en Villa La Angostura. Para verlas, presionar en "Mis fotos" (o entrando a http://picasaweb.google.com/jxavier.runner)

lunes, 9 de noviembre de 2009

NIKE 2009 - Otra carrera "diferente!"

Para la casi totalidad de corredores, participar en la NIKE 10K es casi una "religión", ya que es la que congrega a la mayor cantidad de corredores (y caminantes ...) que se realiza en Montevideo. Si además se le suma que en esta oportunidad la camiseta era amarilla -y la mayoría de los shorts son negros-, la fiesta "aurinegra" estaba asegurada.
Como sucede en estas carreras más "comerciales", corrí acompañando a Gonza (mi hijo), que con sus 16 años no entrena nunca. Así que iba una vez más preparado para tratar de llegar, al menos decorosamente.
Antes del arranque y mientras esperábamos junto a los compañeros del equipo, nos sacamos una foto con el "gran Indio Oscar Cortinez", olímpico argentino en la distancia reina (42K), quien vino a participar de esta fiesta y alcanzó el 2o. lugar, a muy escasos segundos del ganador. Perdón por la "cholulez", pero es la única oportunidad de estar cerca de un corredor de este nivel. Cuando le comenté que el próximo sábado estaremos por su patria corriendo los 42K en Villa La Angostura, nos dijo que fuéramos hasta el stand de Gatorade diciendo que somos sus amigos, y que nos van a atender de maravillas. ¡Flor de tipo!
En esta foto aparecemos los "artiguenses" del equipo.
Después del "periplo" por los médicos de las últimas dos semanas, me protegí la rodilla y arrancamos a ritmo suave con Gonza. Pudimos soportar sin dificultades la bajada y dura subida de Av. del Libertador, para posteriormente tomar la bajada de Rïo Negro hasta la Rambla. Al llegar a los 3K, con 20' de tiempo, Gonza empezó con un dolor en el pecho ... un "nudo" según dijo, lo que lo llevó a caminar durante un tramo. Así fuimos entre "trote" y "caminata", avanzando lentamente. Al llegar a los 5K, teníamos 37' de carrera ... encontramos a Enrique Schincha, un amigo de mi época de estudiante universitario, cuando compartíamos una habitación en el local de AEBU. Nos alcanzó para conversar y ponernos al día con nuestras actividades.
Cuando Gonza recuperaba el aire, podía mantener un trote sostenido y avanzar bastante. A los 8K, ya divisando a lo lejos la línea de llegada, habíamos puesto 1h 02' ... Le sugerí un esfuerzo adicional para intentar llegar en menos tiempo que la Reebok (donde pusimos 1h 12'27"). Finalmente, arribamos en un tiempo neto de 1h 12' 57", levantando los brazos y sintiéndonos los primeros ... superamos a un montón de gente en esos últimos 300 mts., pues Gonza pudo sostener el trote. Nos esperaba el grito del "hermano" de locuras Pablito Lapaz, que con su familia estaba sobre el arco de llegada sacando fotos.
Después de recibir la medalla recordatoria y la botella de Gatorade, emprendimos el regreso con Seba (el amigo de Gonza), que había puesto poco más de 47'.
En lo personal, lo tomé como un entrenamiento suave para la maratón de Villa La Angostura, el próximo sábado. Lo bueno fue que la rodilla soportó bastante bien, pues apenas sentí una molestia leve. Seguimos en la ruta ...

viernes, 6 de noviembre de 2009

Crónica de un periplo ... más hamacado que un tren

Parodiando a Jaime Ross en su canción “La hermana de la Coneja”, me tomé la libertad de titular esta crónica con esa frase. Refiere a las consecuencias del esfuerzo sobre un físico no adecuadamente preparado que estoy sufriendo, en particular desde la 2ª. Maratón de Punta del Este.

El 06.09.09 completé mi cuarta participación en la “distancia reina” con un dolor sobre la rodilla izquierda, típico de esos esfuerzos. Hace poco más de 3 años que inicié mi práctica de este deporte, después de una vida bastante sedentaria, así que es habitual que experimente alguna molestia. Sin embargo, en esta oportunidad, venía de un entrenamiento complicado, con un par de interrupciones de entre 7 y 10 días cada una, que me llevaron a dudar de participar. Pero como los maratonistas son muy “cabezas duras”, largué y completé el recorrido. El lunes siguiente estaba entrenando ...

El domingo 13 se disputó una nueva fecha del campeonato de 10K de la AAU –Asociación Cristiana de Jóvenes-, y allí estuve, al extremo que varios compañeros que habían participado en la maratón –y que paseaban en bicicleta o solamente sacaban fotos- me preguntaban si estaba haciendo locuras ... Recuerdo que en la subida de Eduardo Acevedo, sentí un fuerte dolor sobre la rodilla izquierda. Caminé tanto que hasta Gorzy me pasó ... pero en los últimos 300 metros lo volví a superar. Cuando el cuerpo se enfrió, casi no podía caminar de tanto dolor ..., que durante la semana se iba bastante rápido.

El domingo 20 de setiembre se corrió la fecha del Club Fuerza Aérea en la rambla de Carrasco. A los 2,5K ya el dolor era fuerte, y cuando doblé en la rambla cerca del Hotel Carrasco, sentí un fuerte pinchazo en la rodilla, que me hizo quedar en una pierna y pensar en abandonar, por primera vez en mi corta carrera. El amor propio pudo más y –bajando bastante el ritmo- pude completar el recorrido ... aunque perdí con Gorzy.

Pedí hora con el traumatólogo y allá fui. “¿Pensaste en lo lindo que es quedarse un domingo en la casa leyendo el diario?”, me preguntó el Dr. Besio. Pero enseguida siguió: “Pedirte que pares, es perder el tiempo”. No me encontró ninguna lesión seria, me ordenó tomar Orudis y –si a los 10 días no se había ido el dolor- que me hiciera una resonancia magnética.

Cumplí. Corrí la Reebok con mi hijo Gonza ... en 1h12’25” y al día siguiente hice los 60K más duros en MTB que uno pueda imaginar, en Pueblo Edén, sintiendo poca molestia. Pero en cuanto empecé a entrenar, aparecieron los dolores ... La hora para la resonancia me la dieron para el pasado lunes 02 de noviembre a las 7:40. Previamente, el miércoles 28 hice 45’ de trote muy suave, y apenas sentí alguna molestia sobre el final. El sábado 31 disputé los 10K del Club Cerrito –sí, en el Cerrito de la Victoria-, y –dando lástima pero ganándole a Gorzy- completé el recorrido en casi 59´. El domingo 01.11 no fui al “Sendero de los Carros” en Florida, pues sentía una molestia fuerte en la rodilla. El lunes 2 me hice la resonancia, y el miércoles fui con el resultado a ver al traumatólogo Dr. Besio. “Buenas noticias”, dijo. No tengo nada en la rótula, meniscos ni ligamentos cruzados, pero si aparece un edema en el ileotibial (creo que es ese nombre ...) externo de la rodilla izquierda, posiblemente generado por rozamiento. Es un tema relativamente menor, pero que requiere cuidado, fruto del exceso de esfuerzo sobre la rodilla, que lleva a la inflamación de esa zona. Nuevamente vinieron los comentarios del médico sobre la conveniencia de parar unos días ... Ante mi insistencia, me dio pase a fisioterapia y me ordenó una nueva tanda de Orudis. El miércoles 4 por la noche -después de la consulta con el traumatólogo- hice un entrenamiento fuerte en el Gimnasio Sayago, fundamentalmente técnicas, y no sentí molestias.

Ayer me vio la Dra. Larrosa, quien después de revisarme y ver el resultado de la resonancia, confirmó el diagnóstico y me dijo que no me encontró ninguna complicación en la rodilla. Una vez más escuché los comentarios del tipo “todos los maratonistas son iguales” y “es imposible pedirles que paren”. Me sugirió hacer trabajo de piernas en gimnasio, en particular cuadriceps, gemelos y posteriores (como había empezado a hacer). Y me dijo que, ya que no voy a parar, me cuide todo lo posible y me tome las carreras con calma, protegiendo adecuadamente la zona con rodillera y evitando golpes bruscos que impacten sobre las rodillas.

¡Ah! Mi médico, el Dr. Luis Bianchi (¡que empezó a correr en cinta y hace unos 10K día por medio!) me dio pase a la nutricionista. Hace una semana que me parezco a un animal comiendo pasto ... pero me siento muy bien.

Como ven, esto ha sido “el comienzo de un periplo, más hamacado que un tren”. El sábado próximo tengo los 10K de Nike, acompañando a Gonza, y el sábado 14 los 42K en Villa La Angostura. Pretendo llegar.

jueves, 29 de octubre de 2009

8K Aventura - Sendero de los Carros (Florida) - 01.11.09


¡¡¡LA GRAN FIESTA DEL PEDESTRISMO AVENTURA ESTÁ EN FLORIDA!!!

7ma. EDICIÓN “EL SENDERO DE LOS CARROS”
DOMINGO 1 DE NOVIEMBRE DE 2009
ORGANIZA: AGRUPACIÓN DE TRIATLETAS DE FLORIDA

Corrida a campo traviesa.
Distancia 8 km.
En parejas (Hombres, damas o mixtas)
Varias categorías.
Punto de Concentración: Asociación Rural de Florida, en este lugar ya se ha realizado en ediciones anteriores. (a 200 m de la estación Ancap de ruta 5 y 56, parada de ómnibus)
Inscripción a partir de las 8 hs.

Largada 10:30 hs.
Los menores de 15 años deberán competir con un mayor.
Menores de 18 años deben inscribirse con la firma de Padre, madre o tutor.

Inscripción: por parejas: $U 350, incluye almuerzo tipo picada con refresco.
Premios: Trofeos al 1ro., 2do y 3ro. y medallas para los primeros en cada categoría, medallas para todos los que completen el recorrido y sorteos entre los participantes.
(si no tienes compañero te facilitamos uno para que no te pierdas la Gran Aventura!)

Al finalizar esta, se largará “El Sendero de los Niños” menores de 12 años. (Sin costo)
Distancia 1.200 m. (lugar muy seguro y pintoresco)

Informes:
triatlonflorida@gmail.com
Federico: 094087962 // Ramón: 094669349

No se suspende por mal tiempo; en ese caso, hay un circuito alternativo.

miércoles, 28 de octubre de 2009


Faltan pocos días...
La organización del primer duatlon Suunto Punta del Este ya tiene todo preparado para recibirlos! Deportistas de todo el país y de Argentina se encuentran inscriptos para completar los 8 km de pedestrismo, 60 km de ciclismo y 8 km finales de corrida.

A continuación encontrarán los últimos detalles de la carrera, no te lo pierdas, te esperamos en Punta del Este.

CIRCUITO
El recorrido abarca desde la parada 12 de Playa Brava en dónde se encuentra la largada, llegada y parque cerrado hasta la rotonda del puente de La Barra, con el transito totalmente cerrado a los vehículos.

Run: 8 km en dos vueltas
Ciclismo: 60 km en 5 vueltas
Run: 8km en dos vueltas

Hidratación: largada/ 2 puestos en el ciclismo (bolsas de agua)/ 2 puestos en el pedestrismo (dobles) y un puesto de Gatorade. También habrá un puesto Dole de frutas en el pedestrismo y en la llegada (bananas y naranjas)

CRONOGRAMA
Sábado 31 de octubre.
Parada 12 playa Brava.
11.00 a 14.00 Check in (llevar comprobantes de pago, excepto quien efectuó el mismo por tarjeta de crédito)
11:00 Apertura de Parque Cerrado.
14:30 Cierre de Parque Cerrado
15.00 Largada de todas las categorías.
20.30 Entrega de premios y pasta party en "El Naufrago", Pda 25 Playa Mansa.

INSCRIPCIONES
Plazas:
Los cupos se van reservando según el orden de los pagos.
Las inscripciones se cierran una vez llenado el cupo independientemente de las fechas publicadas en plazos.

Costo:
U$S 40 por competidor hasta el 15 de octubre.
U$S 50 por competidor del 16 al 29 de octubre.
U$S 60 el 30 de octubre y el día de la carrera.
Canon Unión de Triatlón del Uruguay U$S 2

La inscripción incluye:
Derecho a participar.
Hidratación en carrera.
Botella de Salus saborizada
Abastecimiento de Carbohidratos en carrera.
Pizza Party y ceremonia de premiación.
Premios a los tres primeros de cada categoría (vales de compra en Motociclo Sports y medallas)
Medalla finisher.
Remera finisher.
Kit de corredor (números y chip de cronometraje)

Categorías:
Caballeros 18 a 29 años/ 30 a 34 años/ 35 a 39 años/ 40 a 44 años/ 45 a 50 años/ mas de 50 años.
Damas: 18 a 29 años/ 20 a 39 años/ 40 a 49 años/ mas de 50 años.

Procedimiento.
1) Llenar el formulario online.
2) Giro en Red Pagos o Abitat a nombre de Jorge Beltrán CI. 2550455-2.
3) Personalmente consultar vía mail.

miércoles, 21 de octubre de 2009

Maratón de Santiago 11.04.2010


Se abrieron las inscripciones para la Maratón y Media Maratón de Santiago 2010 (hay 20.000 cupos), a disputarse el domingo siguiente a la Semana Santa o de Turismo. La recomiendo especialmente por su cuidadosa organización, con un pleno respeto por los competidores y la fiesta que se vive durante todo el recorrido. Por más información: www.maratondesantiago.com

lunes, 19 de octubre de 2009

Otro fin de semana a todo deporte

Este fin de semana fue uno como los que vivía en mis buenos tiempos de “deportista amateur”, pues ayer sábado participé junto a Gonza –mi hijo- en la 4ª. Edición de los 10K Reebok, y hoy lo hice en “La Gran Final” de la serie Aventura GT 2009 de Mountain Bike en Pueblo Edén, sobre un total de 60 Km “durísimos”.

Reebok 10K
El pasado lunes fuimos con Gonza a retirar mi camiseta para la carrera de 10K, y al verla me preguntó si la vendían. Le sugerí que se inscribiera –últimamente no me estaba acompañando en las carreras- y finalmente, después de consultar con Seba (su amigo), decidió inscribirse. Le prometí que iba a correr junto a él, ya que me venía muy bien pues sigo sintiendo el dolor en la rodilla izquierda, sobre el tendón de la rótula. Temprano en la tarde pasé a buscarlos y llegamos al lugar de largada sobre las 15:30. Retiramos el chip para control de tiempo, los gurises se sacaron una foto con las promotoras de Clight Hidrade, y encontramos a los compañeros del equipo.
Hicimos el calentamiento previo y finalmente nos pusimos en fila para largar. A las 17:00 horas, iniciamos el camino a ritmo controlado, según habíamos planificado. Encontramos a un montón de amigos en la competencia que nos fueron superando, en tanto aprovechaba para sacar fotos. Allá por los 3K encontramos a otro “Gonza” que caminaba al costado del camino, y que nos acompañó por unos 2K.
Gonza –mi hijo- acusaba el cansancio y caminaba, en tanto yo trataba de que mantuviera el trote, aunque fuera muy lento. Así fuimos avanzando hasta que al cruzar el “Puente de las Américas”, ya llegando a los 7K, sentí el dolor fuerte sobre la rodilla … Así fuimos avanzando por la Av. Rivera, con Gonza que corría unos 300 mts y volvía a caminar.
Finalmente, ingresamos a Av. Arocena, oportunidad en la que le señalé que ahí ya no podíamos parar. Pudo mantener el paso, y con 1 h 12’ 25” de tiempo neto, cruzamos la meta levantando los brazos. Nos esperaba Seba, que había puesto poco más de 47 minutos. Recibimos la medalla recordatoria y emprendimos el regreso.

Aventura GT Pueblo Edén
Esta mañana a las 7:15 pusimos proa al Este junto a Rai y Víctor, para participar en la etapa final de la Serie Aventura GT 2009 en Pueblo Edén. El día estaba espectacular. Pese a los 60K de recorrido “duro” según la propia definición de los organizadores, no podía estar ausente del cierre de la serie que inició en el mes de enero en Punta Ballena (Tambo Lapataia). Era mi retorno a la competencia en esta disciplina, después de un largo paréntesis y casi ningún entrenamiento. Estaba en juego además el sorteo de una bicicleta GT Golden Marathon –una de las 20 existentes en el mundo- con un valor de U$S 8.000, razón adicional para participar de la fiesta.
A las 9:00 estábamos en el destino, un precioso pueblo en medio de las sierras de Maldonado. Encontramos a Pablo, que ya había participado ayer de otra carrera de MTB. Retiramos el kit y el cupón para el sorteo, y nos dedicamos a preparar las bicicletas. Poco después de las 10:00 dio inicio la competencia. Conforme nos habían indicado, los primeros 5K fueron prácticamente en una permanente subida, lo que exigió un fuerte trabajo técnico y provocó mucho desgaste de energía. Ya en ese tramo, había algún accidentado … Inmediatamente empezó un largo recorrido sobre trillos, con barro y agua acumulada, para después ingresar al costado de un monte nativo. Cruzamos un arroyo con agua por la cintura, y así seguimos avanzando. Alcancé a Rai y seguí avanzando, hasta que encontré a Víctor que estaba al costado del camino intentando solucionar un problema en sus zapatillas, ya que se le había perdido un tornillo de la traba. Llegamos a los 17K donde estaba el primer puesto de hidratación. Continuamos avanzando sobre caminos muy duros, con caminos a campo traviesa, con mucho barro y permanentes subidas, lo que me exigió en varias oportunidades poner “pié a tierra” para poder subir. Avanzamos junto a Víctor, que intentaba “llevarme” insistiendo en que mantuviera el ritmo de pedaleo. A los 32K encontramos el 2º puesto de hidratación, donde nos alimentamos con fruta y descansamos un poco. Retomamos el camino, que seguía siendo muy sufrido. Así avanzamos hasta más o menos los 45K, cuando cruzamos a Jorge Beltrán (organizador), quien venía haciendo el recorrido en moto y viendo el “estado” de los competidores.
A partir de los 45K empezó un recorrido bastante más suave, después de cruzar un arroyo. Tomamos una carretera angosta pero firme. En los últimos 10K nos esperaban caminos de balastro, con largas bajadas y cortas subidas, que nos permitió rodar mucho mejor. El panorama era espectacular, con algunas residencias escondidas entre las sierras que dan envidia. De esa forma, finalmente llegué a la meta en 4h 37’. Pablo había llegado en algo así como 3h 50’ (si mal no recuerdo), Víctor llegó un minuto antes que yo, en tanto Rai lo hizo en 5h 06’.
Nos higienizamos en la canilla de la plaza de Pueblo Edén –para sacarnos el barro más grueso del cuerpo- y esperamos el sorteo. Lamentablemente no sacamos nada … Almorzamos en un almacén del Pueblo (chorizos al pan, espectaculares) y emprendimos el regreso, para llegar a las 19:00 horas a Montevideo, con la satisfacción de haber alcanzado nuestras metas.
Resulta muy difícil exponer las sensaciones que se viven en esta disciplina, en un entorno natural inigualable, donde todo parece hecho para la perfección. Esa real simbiosis entre persona y bicicleta, más el contacto con la naturaleza en su expresión más cruda, nos ponen al límite de nuestras capacidades físicas, pero también nos eleva a lo más sublime de nuestro espíritu aventurero, en esta condición de seres humanos libres. Como decimos, estamos medio locos, pero de esa locura que solamente una mente muy sana puede sentir, es decir, por la adrenalina, el sacrificio y por qué no el sufrimiento, para casi en el mismo momento sentirse “especial”, virtualmente “volar” arriba de una máquina maravillosa que soporta estoicamente cuanta locura hacemos, aunque muchas veces con los ruidos que sentimos parece que se rompiera. Tomar una bajada a más de 60K por hora, entre piedras sueltas o a través de trillos de ganado, por caminos vecinales o servidumbres de paso, resulta indescriptible. Y en general, nos espera un arroyito al final de la bajada, para entre barro y alguna piedra suelta, pasar con éxito al otro lado. Los recorridos por el monte natural son espectaculares, donde se sienten sonidos y perfumes que no estamos acostumbrados a percibir.
En relación con mi estado físico, la rodilla casi no se sintió durante toda la carrera. Apenas me molestó cuando tuve que poner pie a tierra para subir alguna cuesta muy empinada, y ahora –a la noche- no me molesta. Espero llegar en condiciones a la maratón de Villa La Angostura, el 14 de noviembre. Vayan las felicitaciones a mis compañeros de equipo, que tuvieron un desempeño muy destacado arribando todos a la meta pese a los inconvenientes que tuvieron durante el recorrido.
Mas fotos, presionando a la derecha en "Mis fotos"

jueves, 15 de octubre de 2009

DECIDITE DESIDERIO (por Marciano Durán)


–Buenas tardes, señores, gracias por confiar en nuestra empresa– dijo el individuo impecablemente vestido ¿Cuál de ustedes seis va a ser el portavoz? ¿Quién va a hablar por todos?– preguntó y se recostó en su sillón giratorio preparándose para escuchar.
–Buenas tardes– dijo el más veterano de los visitantes.
–Buenos días– agregó la señora gorda de sombrero con plumas.
–La compañera va hablar por todos– dijo el flaco de gabardina marrón señalando al sombrero de plumas.
–En realidad, el que va a hablar por todos soy yo– interrumpió el veterano–. Por algo soy el mayor.
–Bien, comience– dijo el dueño de casa mirando disimuladamente su reloj pulsera.
–¿Sabe lo que pasa?– preguntó el veterano y enseguida él mismo se contestó–. Lo que pasa es que no estoy muy seguro de si debo hablar yo o debe hablar Carlos.
–No lo tomen a mal– dijo afinando sus labios el dueño de casa. Necesito saber a qué vinieron a nuestra consultora.
–No lo tenemos muy claro– dijo una pecosa que había estado callada hasta ahora–. Estuvimos reunidos una semana entera para decidir si veníamos o no– agregó amagando a pararse y quedándose en el amague.
–¿Y qué resolvieron respecto a la visita?
–Nada. No hemos resuelto nada– dijo la señora que estaba abajo del sombrero. Todavía no hemos llegado a un acuerdo, así que algunos decidimos venir y otros resolvieron que no fuéramos a venir.
–Sigo sin entenderlos– dijo el pelado de traje, corbata y gemelos brillantes juntando las palmas de sus manos como si fuera a rezar–. Vamos a empezar de cero. Hagamos de cuenta que recién llegan ¿de acuerdo? Buenas tardes. ¿Los puedo invitar a tomar algo? ¿Té o café?– dijo el licenciado mientras se preparaba a pedir siete cafés por el intercomunicador.
–Café– dijo un petiso simpático de lentes grandes–. No, disculpe– agregó casi antes de terminar de decir “café”–. Después no duermo en toda la noche, mejor un té.
–¿Te convendrá?– preguntó la pecosa que daba la sensación de ser su esposa–. ¿Lo vas a tomas con azúcar o con edulcorante?
–No sé. Creo que con edulcorante. Déme unos minutos para resolverlo por favor, Licenciado– agregó el petiso mirándose las uñas y arrugando la frente como si en ese momento se las hubiera descubierto largas y desprolijas.
-¡Ah…pero ¿me están tomando del pelo?! ¡Alguien que me diga a qué miércoles vinieron por favor!– gritó el pelado saliendo de la compostura profesional y aflojándose el nudo de su corbata gris.
–¿Le explico yo? –preguntó la del sombrero con plumas mirando al licenciado que amagaba a llamar a la secretaria. Mire señor… nosotros somos indecisos. Tenemos dudas.
–Sí– dijo el licenciado– eso está muy claro, pero el consultorio del siquiatra es en la puerta de al lado– refunfuñó y con mucha calma se paró a abrir la puerta de su despacho.
–¡Noooo, un minuto más, por favor! Usted tiene que ayudarnos– suplicó un gordo de camisa a rayas y pantalón vaquero muy ajustado.
–¿Sabe lo que pasa? –volvió a preguntarse el veterano. Lo que pasa es que nosotros somos muchos más que los que ve. Vinimos en nombre de todos para que organice nuestra campaña política. O no. Es que no estamos seguros de si sería bueno.
–Decile todo– dijo la gorda del sombrero–. Explicale todo al señor.
-Nosotros habíamos pensado en formar el PARTIN o sea el Partido de los Indecisos– dijo y exhaló aire como si se hubiera sacado un peso de encima. ¿Sabe qué pasa?– intentó preguntarse una vez más.
–¡Claaaaro que es muy bueno!–interrumpió el dueño de la consultora advirtiendo un buen negocio–. ¡Claaaaro que es una estupenda idea! ¿Cuántos son ustedes?– preguntó volviéndose a sentar en su super sillón pulman.
–Alrededor de trescientos mil, señor– dijo el veterano.
–Nos parece–agregó el petiso simpático y de lentes grandes.
–¡¿Trescientos mil?! ¡Pero eso es un disparate!– gritó el pelado y los ojos le brillaron más que los gemelos.
–Nosotros calculamos que podemos sacar diez diputados y tres o cuatro senadores.
–¡Sííííí! ¡Claro que es una estupenda idea!– gritó el consultor mirando hacia Dios o hacia el ventilador de techo-. ¡Síííííí! ¿Cómo no se me ocurrió antes? ¡Acepto! ¡Sí, acepto!– dijo fuerte– antes de que acepte otra consultora– dijo despacio. Y más despacio aún agregó–: ¿hablaron de esto con alguien más?
–No. Es decir, sí– dijo la gorda con plumas–. Pusimos a votación ese tema en el último plenario pero todavía no lo hemos resuelto
–No se hagan problemas, señores– dijo el dueño de casa caminando y refregándose las manos–. ¿Cómo no me di cuenta antes? Miren, lo que ustedes plantean es perfecto. ¡El partido de los indecisos en el país indeciso! Acabo de darme cuenta de que ustedes son la mejor imagen del Uruguay que haya visto en toda mi vida.
–Lo entiendo pero no del todo– dijo el gordo de camisa a rayas.
–¡Claaaaro! ¡Ustedes son el Uruguay! ¡Toda la publicidad la haremos en ese sentido! En realidad ustedes no son indecisos; ustedes son lentos para tomar decisiones. ¡Eso es! Al final terminan decidiéndose… pero son mucho más lentos que los demás. ¡Ustedes nadan en una piscina de dulce de leche! ¡Eso es el Uruguay! Somos el país que no se decide a entrar a los mundiales hasta el último día. Somos el último país en resolverlo. En vez de pelear por ingresar al mundial ahora peleamos por ingresar al repechaje para tener una instancia más donde demorarnos unos días. Nadie ha pasado por tantos repechajes como nosotros. Una vez más este año seremos el último país en entrar o el último en quedar afuera del mundial. Nos tomamos nuestro tiempo. ¡Nacimos pa´repechar!
–Puede ser– dijo el veterano.
–¡Noooo! ¡”Puede ser” las laraira!– dijo el licenciado saliendo definitivamente de su compostura. Incluso creo que el nombre deberíamos escribirlo entre signos de interrogación. “¿Partido de los Indecisos?”– dijo como dibujando un cartel con sus manos en el aire– ¡Sííí, claaro que sí! La idea es dejar en duda inclusive la condición de indecisos. Si nos decidimos por ser indecisos habremos decidido algo y eso va en contra de nuestros principios. Hay que plantear la eterna duda de nuestra indecisión incluso en el nombre.
–O no– dijo el veterano.
–¡Somos el país que en un mismo año tiene inundaciones y sequías! Nuestra indecisión climática no tiene goyete. Somos el único país con cuatro estaciones…en el día. A la mañana salimos bajo un diluvio y a la tarde tenemos 43 grados y no sabemos donde meternos el paraguas, las botas y el pilot — dijo el pelado caminando y anotando con un lápiz en una libretita.
–Puede ser–dijo el flaco–. A nosotros lo que más nos revienta son esos que enseguida se definen. Esos que siempre saben qué postre elegir, qué carrera seguir, qué ómnibus tomar y qué película sacar en el video club. Nosotros podemos quedarnos a vivir en el Video Club. Nosotros somos más bien de darle al control remoto. Siempre cambiamos por las dudas de que nos estemos perdiendo algo en otro canal. Y cuando encontramos algo pasable nos fijamos en qué canal está y por las dudas damos otra vueltita por todos los canales. Enseguida nos olvidamos cuál canal nos había gustado y nos acostamos tres horas después sin ver nada y con el dedo gordo como podrido, señor.
–O no, dijo el gordo-. Lo que pasa, señor, es que nosotros más que indecisos somos demorones para resolver. ¿Vio que dicen que los uruguayos siempre llegan tarde? ¡Es mentira! A ver si me entiende: en un cine con cien personas los que llegan tarde son siempre diez. ¡Somos nosotros! ¡El diez por ciento! Los trescientos mil somos los que llegamos a las oficinas y a los comercios cuando están por cerrar. ¿Vio que dicen que los uruguayos al único lugar que llegan en hora es a un entierro y eso siempre y cuando seamos el muerto? Es mentira. Somos nosotros, los trescientos mil los que entramos al teatro con la obra empezada, los que sacamos la credencial la última semana, los que entramos al estadio con diez minutos de partido. Es más, cuando vemos que vamos a llegar en hora, hacemos tiempo para no ser los giles que llegamos primeros. . Mire, señor, llegará el día en que los uruguayos sean divididos entre los que llegamos siempre tarde y los que les gusta hacer cola para todo. Los del medio se nos fueron muriendo, señor.
–Y más aún–agregó el veterano–: este país está hecho para gente como nosotros. Durante cien años los trenes pasaron con una hora de atraso para que no fuéramos a perderlos. Los espectáculos públicos no dan comienzo hasta que entramos los que llegamos tarde. Los que vienen a la hora de comienzo son castigados para esperar a los que llegamos fuera de hora. Las excursiones siempre salen tarde luego de tocar bocina cien veces llamando a los que nos dormimos, mientras los demás se congelan o se derriten esperando en los asientos del ómnibus. “Vamos a esperar cinco minutitos mas a Mengano y enseguida arrancamos”, dicen en todas las reuniones. Este es el país que inventó los 15 minutos de tolerancia en los partidos de futbol, cada vez que…
–Vamos a lo que vinimos– interrumpió la pecosa–. Propongo que hagamos un acto grande de cierre de campaña.
–Pero sin fijar ni lugar ni hora. Que cada uno vaya a donde se le ocurra y lleve una bandera de nylon transparente y carteles que digan “No tenemos claro quién PRESIDENTE” y “Andá a saber quién va AL SENADO” y “No se me ocurre quién a la Diputación”
–Puede ser– dijo el veterano.
–Definamos la posición de PARTIN sobre el Plebiscito del Voto Epistolar. Yo creo que tendríamos que hacer un spot con la leyenda “¿Voto Epistolar? …PUEDE SER” y de fondo la canción de Jaime que dice “el que se fue no es tan vivo el que se fue no es tan gil”. Y que nuestros adherentes se decidan el día de las elecciones.
–Sííí, y al tipo que está escribiendo esto podríamos pedirle que termine la historia diciendo que finalmente ganamos nosotros y nuestro presidente no se decidió a asumir.
–No– dijo el petiso, mejor que termine el cuento diciendo que llegó el 25 de octubre y ninguno de nosotros se decidió a ir a votar.
–Yo prefiero un final abierto para que el lector piense un poco– dijo el politólogo–. Como que quedó sin resolver el final.
–¿Sabe lo que pasa? — se preguntó el veterano–. Lo que pasa es que no creo que al tipo que está escribiendo esto le dé la cabeza para tanto.
–Psé, tiene toda la pintita de ser de los que se largan a escribir y después no saben cómo terminar– explicó el consultor.
–Me están subestimando– interrumpí con cierta molestia
–No se meta, señor, éste es nuestro cuento– me gritó el petiso levantando su dedo índice.
–Es tu cuento hasta que yo quiera– le contesté ahora bastante molesto.
–Entonces terminalo de una vez– dijo el petiso parándose de la silla y sacándose los lentes.
-Callate cortito, no te olvides de que si sos un petiso simpático es porque a mí se me ocurrió escribir eso. Puedo borrarlo y poner que tenés cara de estúpido.
–Mirá que yo sé algunas cositas tuyas– dijo en tono amenazante.
–No me asustás– le advertí mientras el petiso se paraba y se iba del estudio dando un portazo.
–¡Lo hiciste salir! ¿Te crees que no nos dimos cuenta que lo hiciste salir porque iba a hablar de vos? ¿Sabés lo que te pasa? Que te quejás de la indecisión de nosotros pero vos hace rato que le venís dando vuelta al cuento y no te decidís a terminarlo. ¡Vos sos bien uruguayito también!- -dijo la petisa bastante enojada.
–Puede ser– les contesté.

Marciano Durán
Octubre 2009
http://www.marcianoduran.com.uy

miércoles, 14 de octubre de 2009

martes, 29 de septiembre de 2009

NÉBER COLOQUIO - El gran debate (por Marciano Durán)


NEBER- Buenas noches, señores televidentes. Finalmente se producirá hoy el tan esperado debate entre las dos fórmulas presidenciables. A mi derecha los señores Lacalle y Larrañaga y a mi izquierda los señores Mujica y Astori. A partir de aho…. ¿sí, señor Mujica? ¿qué quería decir?
MUJICA- Que no sea nabo, Néber.
NEBER- Creo recordar que eso ya me lo había dicho, Senador.
MUJICA- Sí m´hijo, pero hace seis años. Y ahora que se lo dije otra vez, quisiera retirarme porque mis asesores me pidieron que hable lo menos posible. Además, me anoté en un par de cursos acelerados y estoy llegando tarde. Permisooo… (se levanta de su silla).
ASTORI- (Agarrándolo de la manga del saco nuevo) Aguantate Pepe, algo tenés que decir (ahora hablándole en secreto) No podés venir a un debate y decir solamente “no sea nabo”.
MUJICA-(En secreto con Astori) Es lo único que tenía ganas de decir. Hacía tiempo que no se lo decía (se ríe). Ahora no tengo más ganas de hablar y mucho menos con estos tres chorizos de mezcla.
NEBER-Tiene la palabra el señor Larrañaga. Habla tú que te toca a ti, Jorge Washington.
LACALLE- Gracias, Adán Néber. Yo quisiera empezar refiriéndome a…
NEBER- Perdón, Luis Alberto, no lo tomes a mal, pero dije que tiene la palabra Jorge Washington.
LACALLE- Sí, él después va a hablar un poco ¿Verdad Larra, que después vas a hablar un poco? (Jorge hace que sí con la cabeza) Mira Néber, me gustaría hablar del primer tema que acordamos: Política de Vivienda. Cuando fuimos gobierno hicimos una enorme cantidad de casas, apartamentos, covachas, sucuchos, chalets, cuevas, residencias y mugreras. En ese sentido yo quisiera…
MUJICA- Este es igual de nabo, pero sin bigote.
ASTORI- Tranquilo Pepe. No es necesario ser tan auténtico. No podés decirle a todo el mundo lo que pensás, a veces hay que ser políticamente correcto. Yo opino que…
MUJICA-Tu opinión me importa un carajo. A propósito ¿te dije alguna vez a quién te parecés? El otro día me reía solo viendo una foto tuya, parece que te hubieran sacado de los Picapiedras. (Se ríe) Sos una mezcla de Pablo Mármol con Gerardo Pelusso.
ASTORI- Después Pepe, después hablamos de eso.
NEBER- Luis Alberto, tienes la palabra.
ASTORI- ¿Otra vez Luis Alberto? Nosotros también queremos hablar.
MUJICA- No digas choriceses, Danilo. El que quiere hablar sos vos. Yo me quiero ir.
LARRAÑAGA- Lo que pasa es que el subconsciente del señor Mujica no quiere ser presidente.
MUJICA- No diga pavadas, m´hijo. Yo quiero ser presidente.
LARRAÑAGA- Yo digo el subconsciente. Usted no puede hablar en nombre del subconsciente. Nadie sabe lo que opina su subconsciente. Si no sería el consciente. Yo estoy discutiendo con su subconsciente, usted no se meta Mujica.
MUJICA- Y yo le estoy hablando al inconsciente. A vos. Lo único que falta es que ahora me descuenten el tiempo que habla mi subconsciente.
NEBER- Les pido que guarden la compostura.
MUJICA- Mire señor periodista, si a esta gente le ataca la descompostura estando en mi casa…te quiero ver. ¡Al excusao del sucucho! ¡Tendrán que limpiarse con la Tarjeta Joven! (Se ríe a carcajadas. Se golpea la pierna con la mano abierta. Una lágrima asoma en el ojo izquierdo)
LACALLE- (enojado) O me limpio con el Plan Ceibal… que es lo mismo.
ASTORI- La Tarjeta Joven es al Plan Ceibal lo mismo que un salamín a un submarino nuclear.
LACALLE- ¿No era que no tenían ganas de hablar? ¡Hablan cuando quieren, querido Araújo Souza, esto es un relajo!
MUJICA- ¡Relajo! ¡Dijo “relajo”, Néber! ¡Lacalle dijo “relajo”! ¡Ah… se fue al carajo, Don Lacalle! ¿Cómo va a decir “relajo”? ¿Un tipo educado y refinado diciendo “relajo”?
LARRAÑAGA- Yo quisiera saber si…
LACALLE- Después Jorge, después decís lo que quieras decir. La discusión es conmigo.
MUJICA- Es lo mismo doctor, usted y él son lo mismo.
LACALLE- No comparemos con lo peor, Senador.
NEBER- Luis Alberto, alumnos de periodismo de la ORT plantearon que…
LACALLE- Mire, a mí de un grupo de asesinos, torturadores y ladrones como los de la ORT nada me sorprende.
LARRAÑAGA- (en secreto) Se te fue larga Luis Alberto, creo que estás confundiendo la ORT con la ETA.
MUJICA- Yo quiero opinar sobre Artigas.
ASTORI- ¡Noooo! Digo…no. En todo caso me lo decís luego en el comité y yo después les cuento a ellos.
LARRAÑAGA- Dejalo Danilo ¿no ves que es un analfabeto?
MUJICA- Ahí te salió el mismo tonito que el chorizo de Lacalle.
ASTORI- De- la- calle. El chorizo de –la- calle, el que venden en los carritos.
MUJICA- ¿Te dije Danilo lo que pienso de tu cara? ¿Vos te ves la cara a la mañana o te afeitás de memoria? ¿Viste las marcas que tenés a los costados de la boca? Ahora que te veo bien (empieza a reírse) tenés la …(risa)…tenés la boca entre paréntesis…
ASTORI- Creo que estás diciendo estupideces, Pepe. Concentrémonos en el debate.
LACALLE- Dejalo, Danilo, digo…déjelo Senador, está más estúpido que un argentino.
MUJICA- ¡Más argentino serás vos! ¡Esa sí que no te la llevo, porteño arrepentido!
LARRAÑAGA- ¡Kallate, Mujika, kallate! Yo estoy acá para defender al Partido Nacional.
LACALLE- Tranquilo, Jorge (tocándole la cabeza y acariciándole la nuca) Tranquilo Jorge, no me pongas nervioso que se me afloja la cadena de la motosierra. Mire Mujica, el Partido Nacional S.A. nunca va a permitir…
LARRAÑAGA- No Luis Alberto, nosotros no somos una sociedad anónima.
LACALLE- Se lo creyó, es diviiino. ¡Él es tan ingenuo! (abrazando tiernamente a Larrañaga)
MUJICA- Están nerviosos porque se termina el acomodo ¡Te has acomodado más que un socialista, Luis Alberto!
LACALLE- Eso no te lo permito. ¡Lo de argentino te lo banqué, pero con Gargano no me comparés!
LARRAÑAGA- Eructó, Néber. Mujica eructó, yo lo escuché clarito.
NEBER- Señor Mujica, si sigue eructando me veré obligado a terminar con el debate, mantengamos el nivel.
MUJICA- No sea nabo, Néber, si en este debate hubiera justicia…
LACALLE- ¿Dijo Justicia con mayúscula o con minúscula? Porque para serle franco…
MUJICA- ¿Dijo Franco con mayúscula o con minúscula? ¡Ah…doctor, antes de que me olvide! En el barrio hicimos una colecta porque los muchachos escucharon que no les alcanza para vivir. Mire, le trajimos esto (saca monedas envueltas en un papel de astraza y las coloca sobre el escritorio)
LACALLE- No preciso, Mujica. Y si preciso le pido a Danilo que con el sueldo de Senador -y no el de Ministro- está más cómodo que sillón de dentista.
MUJICA– Disculpe, doctor ¿cambió de marca de perfume? No mezcle el Palmolive con el importado porque después le da resaca.
LACALLE- Ni le contesto, Mujica. Usted los perfumes los ha visto en fotos.
MUJICA- Che Luis Alberto ¿No estarán grabando esto, no?
LACALLE- Adán Néber ¿Esto lo estás grabando o es sólo para nosotros cinco?
NEBER- Lo estamos emitiendo y lo estamos grabando.
MUJICA- (Agarrándose la cabeza) ¡Ojo! ¡Ojoooooo! ¡Entonces, ojo lo que decimos Lacalle! Después los periodistas lo sacan de contexto y nos matan.
LACALLE- Si Pepe, hay que tener cuidado; después quedamos regalados.
MUJICA- Más regalao que guardaespaldas de Tabaré.
LACALLE– Más regalado que ducha en un cantegril.
MUJICA- A propósito Doctor, usted de acá ¿adónde va?
LACALLE- Voy al Palacio ¿Quiere que lo arrime?
MUJICA- ¿Al Palacio? No, le agradezco Yo estoy yendo pa´ la cueva.
LACALLE- ¿No se habrá enojado por lo que dije de su casa, no? Lo de cueva se lo dije cariñosamente. Como hablando de Batman y de la Bati-Cueva. Yo quise decir la Pepe-Cueva. ¿Sabe que pasa, Mujica? Que en el interior cueva quiere decir apartamento o chalet. Incluso en algunas ciudades del litoral, cueva quiere decir mansión. Lo que pasa es que si te sacan de contexto es una cagada…
MUJICA- “Cagada”, dijo “cagada”.

Marciano Durán
Setiembre- 2009

http://marcianoduran.com.uy

martes, 22 de septiembre de 2009

¡Pare de sufrir!

Sábado de tarde. Una vez más, veo a Peñarol por la tele, en esta oportunidad frente a Tacuarembó. Ver al equipo me hace recordar a los pastores de la Iglesia Pentecostal Dios es Amor, cuando se despachan con su ¡Pare de sufrir! Después de mucho tiempo, se dio el milagro … el Manya ganó. Según parece estaban difundiendo la siguiente promoción: “Venga con una bandera y entra gratis, venga con la camiseta y juega como titular … venga con saco y corbata y dirige al equipo”.
Domingo por la mañana y –en vez de arrancar para la Iglesia Pentecostal- puse rumbo al Club de la Fuerza Aérea. Parecía como que escuchaba a un pastor brasilero diciendo: “libera al demonio que está produzindo uma dor en sua perna esquerda”. Por las dudas, me puse una rodillera y mucho Ratisalil, y me encomendé al Padre Todopoderoso … “Vocé tem que ter fé, pida um milagre y vai ver como el Señor vai le acompanhar”.
Siempre me consideré muy ateo –gracias a Dios- pero ante los dolores que arrastraba desde la maratón de Punta del Este, pensé que podía ser bueno confiar en lo sobrenatural. Me encomendé a Dios y salí a recorrer los 9K de la fecha de la AAU. Allá por los 2,5K “o demonio comecou a fazer suas maldades. Como eu nao tinha ido a Igreja a deixar minha contribuicáo, comecei a sentir dores nas pernas. … Aos 3K, dando a volta, sentí uma forte dor no joelho … pucha vida! Me encomendei ao Senhor y pedí para ele me dar uma ajuda. O Pirata da Rua me perguntou si podía me ajudar, Fernandinho Martinez fez o mesmo … Pensei em abandonar a corrida, mas oa forza que o Senhor me deu, me permitiu continuar, mesmo com menos ritmo que una tortaruga …
Finalmente, até o Gordo Gorzy e seus acompanhantes me superaram … isso sim que foi um castigo de Deus! Eu que nunca tinha perdido com ese cara! Decidí que era muito e –enquanto cheguei ao fim- fui até a Igreja.
O pastor me disse: “Conte o seu problema, Jorge”. Le conté que venía con un fuerte dolor en la rodilla desde la maratón de Punta del Este, y que cuando corría, casi no podía apoyar la pierna, y que no podía soportar que Gorzy me ganara. “Vocé tem que fazer uma ofrenda ao Senhor, venha até a Igreja e com pouco dinheiro vai poder superar ao Gordo Gorzy sem problemas …”. Escuché de fondo: “Es um milagre”. Le dije que pensaba correr en Villa La Angostura en noviembre, y con una sonrisa el pastor dijo: “Es uma questáo de fé … y de dinheiro. Tem que oferecer unos dólares para a Igreja, e o Senhor vai le ajudar. E vai ser um verdadeiro milagre si vocé chegar ao final da maratona … e ganhar do capitáo Rai”.
Ante tanta presión, me pregunto si valdrá la pena. Por lo pronto, pedí hora con el traumatólogo.

domingo, 20 de septiembre de 2009

¡Pare de sufrir! Club Fuerza Aérea 20.09.09


La fecha del Campeonato de la AAU disputada en la mañana de hoy, organizada por el Club de la Fuerza Aérea, podría haberse denominado "¡Pare de sufrir!". Durante gran parte de la carrera, también pensé titularla "Hoy tampoco me ganó Gorzy", pero tuve que cambiarlo ... pues por primera vez, me ganó.
Voy a los hechos. Vengo con un problema en la rodilla izquierda desde la Maratón de Punta del Este, que me tiene mal. Durante la semana, prácticamente no pude entrenar, limitándome a algún trabajo en sala e hidrogimnasia, ya que cuando hago algún movimiento, siento un pinchazo sobre el tendón en la rodilla. Sobre las 10:45, con un día espectacular, se dio inicio a la carrera. Decidí encararla con mucha calma, para tratar de "sobrevivir" al dolor. Los muy buenos amigos que he ido generando se ofrecieron a acompañarme en la carrera, como fue el caso de Fernando Martínez (Goes) y el compañero Pablo Lapaz (que también arrastra una molestia). Arranqué suave, pese a lo cual a los 2K llevaba 10', manteniendo un buen ritmo. Aproximadamente a los 2,5K empecé a sentir la molestia, hasta que en los 3K, cuando fui a doblar en el punto de retorno sobre la rambla, sentí un pinchazo fuerte que me hizo quedar en una pierna ... pensé en abandonar, por primera vez. Caminé un poquito y pude retomar el trote, y a partir de allí decidí seguir sin importarme el tiempo ni quienes me pasaran, tratando de llegar en forma decorosa. Fernando Martínez (Goes), Heber Solari "Pirata da Rua" (Los Rojos) y Mario "El Fati" (Halcones) me pegaron el grito preguntando cómo venía. Les hice señas de que siguieran, pues en realidad mi problema no requería apoyo. La 2a vuelta la hice a ritmo bien controlado, al extremo que allá por los 7K veo que me alcanza Gorzy y sus secuaces ... decidí que no valía la pena intentar superarlo. Jennifer (Sayago Running) también me superó, aunque pudimos compartir un buen rato de la carrera ya que se quedaba sin aire y caminaba. Ya sobre el final, el amigo David Chiossoni -a quien el año pasado tenía como "perseguidor" en el campeonato-, doblando para tomar la calle Lido, me alcanzó y lentamente se fue adelante. Con 51'12" de tiempo neto, completé los 8.9K de la competencia.
El próximo fin de semana no estaré presente, pues por obligaciones familiares iremos hasta Artigas, razón por la cual podré descansar y tratar de recuperarme de mis dolores. De cualquier manera, durante la semana haré lo que corresponde: consultar con un traumatólogo.
Más fotos en: "Mis fotos"

viernes, 18 de septiembre de 2009

A propósito de la "Crónica de Viernes" de César Tubino, titulada "La lluva cae sobre Montevideo" y "El valioso tiempo de los maduros"

El amigo César publicó hoy su "Crónica de Viernes" (www.sayagorunning.blogspot.com), lo que me llevó a aportar mi punto de vista. Perdón por la "reiteración", pero su crónica dice así:

La lluvia cae sobre Montevideo hoy como ayer. Y no habrá nada especial.Otra semana más, otros siete días pasaron entre carrera y carrera, esta vez casi llego tarde por culpa del ómnibus, es frustrante cerrar la puerta de tu casa y verlo pasar por la esquina, es frustrante la espera un domingo por el próximo 468, miro el reloj, una, dos, tres, cuatro veces, pasa luego de 25 minutos, cuando por fin este llegando y una vez abajo comenzare mi entrada en calor a tres cuadras de la largada, me perdí la previa, las fotos, los abrazos y saludos, llegué y largué. Luego de 15 días sin correr, rambla otra vez.
La gente que va caminando hoy como ayer, todo el libreto me es igual.
Las caras de siempre, un recorrido casi que conocido de memoria en mis pocos entrenamientos, esta vez me detengo a caminar un par de veces, el sedentarismo se nota, pero no me privo de picar en la llegada, con tanta gente mirando no voy a pasar caminando. Eso se lo dejo a los Maratonistas con heridas de guerra, producto de sus cercanas batallas, ellos vienen más atrás. Ahora si puedo sacar algunas fotos, espero los sorteos y como siempre no tengo suerte, me hubiera venido bien un examen completo, si fuera psicológico.
Las palabras en la misma situación. Un lugar y su gente en la misma dirección.
Entre semana lo de siempre, mirar fotos, leer crónicas, y asombrarse de los disparates de nuestros políticos en su carrera hacia el poder.
Mujica dice que el problema de Chaves es que habla mucho, y a los poco minutos en la misma entrevista se manda terrible macana hablando de la justicia en términos bastante polémicos. El único contrincante de Mújica es el propio Mújica.
Larrañaga dice que “en la época de Saravia se mataba de frente y no por la espalda”, yo me pregunto si quiso decir que dependiendo de la dirección del tiro se puede justificar una muerte.
El Miércoles un cansado y ofuscado Luis Alberto Lacalle se molesta con un grupo de alumnos de periodismo que le preguntaron como hacía para vivir solo de su jubilación, teniendo un campo en Florida, una casa en Punta del Este, varios escritorios en Montevideo, una casa en Carrasco y algunos pocos Bonos del Tesoro.
Al otro día Bordaberry dice que Lacalle esta entregado y De León sigue insistiendo en que los colorados no deben prestar el voto, ¿cuándo entenderá el Hugo que ya quedan pocos colorados?
Ya sobre el final de semana un conocido dirigente deportivo disertando sobre métodos de fecundación y tras dar argumentos con lujo de detalles, termina su exposición diciendo:
“Será ordinario y vulgar pero sale un lindo gurí”
Esta semana no puede dejar de pensar que siempre es mejor callarse la boca.
La lluvia cae sobre Montevideo hoy como ayer. Solo será un día más.
Otro día con los pies mojados, no hay cosa más molesta. Otro día caminando sin paraguas, buscando techos y galerías para cubrirme. Otro día esquivando charcos y evitando ser salpicado por los autos al pasar. Otro día con una buena excusa para no entrenar. No sé si es la soledad, el final del invierno, o la nostalgia que siempre me acompaña, pero prefiero los días lluviosos.
Las horas que van pasando hoy como ayer terminan conmigo y con los demás.
Otro viernes, otra crónica.


Intentando encontrar -desde mi punto de vista- una respuesta a la sensación que transmite César, encontré este mensaje de Mario de Andrade (poeta, ensayista y musicólogo brasileño), titulado

"El valioso tiempo de los maduros"

“Conté mis años y descubrí, que tengo menos tiempo para vivir de aquí en adelante, que el que viví hasta ahora...
Me siento como aquel chico que ganó un paquete de golosinas: las primeras las comió con agrado, pero cuando percibió que quedaban pocas, comenzó a saborearlas profundamente.
Ya no tengo tiempo para reuniones interminables donde se discuten estatutos, normas, procedimientos y reglamentos internos, sabiendo que no se va a lograr nada.
Ya no tengo tiempo para soportar absurdas personas que, a pesar de su edad cronológica, no han crecido.
Ya no tengo tiempo para lidiar con mediocridades.
No quiero estar en reuniones donde desfilan egos inflados.
No tolero a maniobreros y ventajeros.
Me molestan los envidiosos que tratan de desacreditar a los más capaces para apropiarse de sus lugares, talentos y logros.
Detesto, si soy testigo, de los defectos que genera la lucha por un majestuoso cargo. Las personas no discuten contenidos, apenas los títulos. Mi tiempo es escaso como para discutir títulos.
Quiero la esencia, mi alma tiene prisa... Sin muchas golosinas en el paquete...
Quiero vivir al lado de gente humana, muy humana.
Que sepa reír de sus errores.
Que no se envanezca con sus triunfos.
Que no se considere electa antes de hora.
Que no huya de sus responsabilidades.
Que defienda la dignidad humana.
Y que desee tan sólo andar del lado de la verdad y la honradez.
Lo esencial es lo que hace que la vida valga la pena.
Quiero rodearme de gente que sepa tocar el corazón de las personas….
Gente a quien los golpes duros de la vida le enseñó a crecer con toques suaves en el alma.
Sí, tengo prisa, pero por vivir con la intensidad que sólo la madurez puede dar.
Pretendo no desperdiciar parte alguna, de las golosinas que me quedan… Estoy seguro que serán más exquisitas, que las que hasta ahora he comido.
Mi meta es llegar al final satisfecho y en paz con mis seres queridos y con mi conciencia.
Espero que la tuya sea la misma, porque de cualquier manera, llegarás..."