martes, 11 de agosto de 2015

21 K Sierra de las Cañas - 09-08-15

El pasado domingo tuve el privilegio de participar de la carrera de aventuras organizada por PRO-RACE (Alexander de los Santos) en Sierra de las Cañas, Ruta 39 km 46 del Departamento de Maldonado. Se corrió en tres distancias: 7, 12 y 21 Km (que en realidad fueron 19.9 Km), con un recorrido espectacular en una zona de sierras, con terreno de balastro, asfalto, tierra, pasto, agua, piedras e incluso algo de barro, con algunos desniveles "interesantes" que nos hicieron sufrir un poco.
 Fui junto a Julio Fernández, compañero de Cantero Entrenamientos, saliendo de Montevideo a las 7:30 ya que la carrera largaba a las 10:00. Dije bien: "largaba", ya que finalmente se hizo a las 10:57. Una lástima, pues todo apuntaba a que sería una fiesta, pero la impuntualidad característica atribuible también a los corredores que no retiran el kit antes, y llegan sobre la hora, retrasa todo el programa. En la previa estuvimos conversando bastante con los próximos participantes en el Mont Blanc, Osmar Telis (va por los 168 km) y Raúl Previtali que intentará cumplir con la muy exigente TDS sobre 120 kms. muy técnicos.

Finalmente, con un sol que ya calentaba bastante y una humedad pegajosa, largamos por el costado de la carretera, para tomar enseguida hacia la zona de sierras por caminos de tierra. A los 3 kmts. ingresamos a la derecha, en tanto los corredores de 7 y 12 km continuaban hacia la izquierda. Nos esperaban senderos por trillos de campo con alguna zona con bastante agua y algo de barro, donde anduvimos "chapoteando".
 Dado que llevé unos Salomon para ablandar, pensando en usarlos en la próxima Transalpine Run, sentía un poquito de culpa por ensuciarlos tanto... pero aguantaron de lo lindo, casi sin ensuciarse, así que superaron la prueba. En el Km 5,7 estaba el primer puesto de hidratación, que vino muy bien dado que el calor y la humedad nos hacían sudar bastante. Allí retornábamos por el mismo camino que habíamos hecho a la ida, para volver al punto donde nos habíamos separado de los corredores de 7 y 12 Km, punto en el que el GPS me marcó 8 kilómetros.
 Nos esperaba un largo camino de tierra en subida, para llegar cerca de los 10 Km a un 2° puesto de hidratación, donde además había frutas. Seguimos en subida, con un sol que ya picaba bastante. Pese a que había decidido salir a un ritmo muy controlado esperando no sufrir ninguna lesión -en un par de semanas viajo a correr los 270 Km- llevaba un tiempo más que razonable a los 10 kmts.
 Seguimos subiendo hasta alcanzar el punto más alto -allá por el Km 13- en una zona preciosa, llena de enormes piedras y con vistas espectaculares para cualquier punto donde se mirara. Aproveché para sacar fotos del precioso paisaje.
 A partir de allí, nos esperaba una larga bajada donde pude aprovechar para poner en práctica las técnicas entrenadas en las bajadas del Cerro de Montevideo. Enseguida de la zona de piedras, nos esperaba una leve subida por zonas con mucho pasto y algo de agua acumulada por las recientes lluvias, tramo donde percibí que un par de corredores se me habían aproximado bastante, así que decidí apurar el ritmo para llegar a un nuevo puesto de hidratación en el km 15, donde salimos a una carretera de tierra. Allí vi a algunos corredores que iban bastante adelante y que pensé que ya no alcanzaría...
Me despegué de los que me perseguían, y lentamente me fui arrimando a quienes me precedían, al extremo que superé a no menos de 8 corredores en esos últimos kilómetros. Finalmente, completé el recorrido de 19.9 km en un tiempo neto total de 2hs 16m 26 seg (6:52/km), ocupando la posición N° 60 en la general y 4° en la categoría. Sin dudas, podría haber estado mejor, pero no podría correr ningún riesgo y debía ser tomada como entrenamiento.

Lo más importante: entero, sin lesiones ni dolores, así que seguimos sumando entrenamientos exigentes para el mayor desafío que he enfrentado hasta el momento: Gore-Tex Transalpine Run. No todos los días se tiene el privilegio de formar parte de esta próxima fiesta.

Finalmente, corresponde agradecer a los organizadores por el excelente recorrido diseñado, y "tirarles las orejas" por las demoras en la largada, en un día con tanto calor y humedad que hicieron que corriéramos con temperaturas absolutamente inusuales para el invierno.
Nos vemos, en carrera.

2 comentarios:

Andres Silva dijo...

Tal cual jx, lindísima carrera y mejor aun el paisaje, siempre se aprende algo.....yo subestimé el calor y pagué!

Jorge Xavier dijo...

Sin dudas, siempre se aprende. Abrazo