viernes, 17 de marzo de 2017

Ultra Machupicchu - 70 km

El próximo gran desafío es Ultra Machupicchu sobre 70 km, en un máximo de 20 horas entre los días 25 y 26/3/2017. Será mi carrera N° 50 de maratones y ultramaratones.

sábado, 4 de marzo de 2017

Por las montañas de la Patagonia en la región de Bariloche: 4Refugios 2017

4Refugios (escrito así, todo junto) es una competencia de trekking de montaña organizada por el Club Andino Bariloche (CAB) que conecta algunos de los refugios de montaña más conocidos de la zona en tres opciones de recorrido, todos ellos muy técnicos, complicados y -en algún caso- bastante peligrosos, que en esta ocasión se disputó los días 25 y 26/02/2017 (el fin de semana de Carnaval), en la que fue su 12ª edición. Los recorridos atraviesan bosques autóctonos de coihues, ñires y lengas, para luego salir de la vegetación y atravesar filos y cumbres de montañas, con gran cantidad de rocas y unas vistas incomparables.

En los últimos cuatro años y en la misma fecha, disputé los 160 Km de La Misión, la primera de ellas en San Martín de los Andes, y las otras tres en Villa La Angostura. En esta ocasión, esa competencia volvía a San Martín, a lo que se agregaba una nueva distancia -200 Km- y la presencia de algunos de los Hermanos de la Montaña, pero cierto cansancio o aburrimiento, me llevaron a optar por una competencia comparativamente más accesible, que me permitiera además disfrutar de una semana de vacaciones en la región. Así, opté por inscribirme a la versión “Clásica” de 4Refugios, que es la que tiene mayor distancia pero que se hace en dos etapas totalizando 56 kmts y 3700 metros de desnivel en la versión “oficial” (ya adelanto que el GPS me midió algo más), en tanto también se ofrecía las versiones “4Refugios Non Stop” (42 Km y 3500 metros de desnivel) y “3Refugios Non Stop” (ambas, otorgando puntos ITRA clasificatorios para UTMB), además de las “2Refugios” y “1Refugio”.

A efectos de tener una idea del grado de complejidad, puede estimarse que 1000 metros de desnivel equivalen aproximadamente a correr entre 12 y 15 km en terreno plano, dependiendo de la pendiente de los ascensos. En la alternativa que seleccioné, de acuerdo con los datos oficiales, me esperaba una carrera de trekking, estrategia y aventura, en dos etapas (con descanso al final de la primera), con mayor distancia y desnivel acumulado que la “4Refugios Non Stop”.


El día sábado 25 exactamente a las 8:00 AM con una temperatura elevada, salimos desde la base del Cerro Catedral pasando por los refugios Frey y Jakob y terminando en el Tambo de Colonia Suiza, en tanto el día domingo 26 largamos desde el camping de Colonia Suiza, para recorrer los refugios Laguna Negra y López, culminando en el mismo punto de largada. De acuerdo con la información oficial, el primer día ascendimos un total de 1750 metros, con una pendiente máxima del 47% en subida y del 59% en bajada. En la 2ª etapa, ascendimos 2000 metros con una pendiente máxima del 59% en subida y del 56% en bajada. ¿Complicado, verdad? Como me señaló el gran Norberto González -que con sus 76 años sigue participando con éxito de estas disciplinas- es la carrera de montaña “más pura” que conoce.

Vamos a los bifes

El día miércoles subimos al Cerro Catedral en la aerosilla, y aproveché para hacer una trepada y un descenso rápido hasta la cima, moviendo los músculos en un entrenamiento suave. El viernes fuimos nuevamente hasta la base del Cerro, a retirar el kit donde recibimos una  preciosa remera de carrera, y el N° 213.

1ª etapa

El sábado tomé el bus frente al CAB al costado del Centro Cívico a las 6:30, y llegamos poco después de las 7:00 a la largada. Ahí nos enteramos que no era obligatorio llevar toda la ropa de abrigo que nos exigían de acuerdo con el reglamento (campera de abrigo, gorro y guantes, buzo polar, cubrepantalón), ya que nos esperaban más de 30 grados, así que dejé una bolsa en la ropería.

Tomé algunas fotos en la previa, entre ellas con el "misionero" Marcelo Sere y su hija, que corrían en equipo. ¡Qué enorme placer, compartir una disciplina tan dura con los hijos! Incluso hicieron podio... ¿qué más pedir?

Después de la cuenta regresiva, arrancamos por un sendero que bordeaba la montaña, en general ascendiendo por zonas arboladas y con vegetación, con preciosas vistas que fui registrando con mi cámara. A diferencia de los senderos de La Misión, en 4Refugios cuando se cruza algún curso de agua, hay un pequeño puente metálico o troncos que facilitan el cruce, sin mojarnos.

Ya cerca del Refugio Frey -ubicado a los 10 km de carrera- encaramos un ascenso complicado por zona pedregosa, rodeados por la majestuosidad de la montaña con caídas de agua. Llegué al refugio en 1h 51 min, me alimenté, repuse líquidos en las caramañolas y salí. Después de recorrer una zona tipo mallín con algunas piedras bordeando una laguna, iniciamos nuevamente un ascenso por zona con mucha piedra, para alcanzar la denominada “cancha de fútbol”, donde teníamos el corte por tiempo de 4 horas. Llevaba margen más que suficiente, así que me tomé el resto de la etapa con calma.

Bajamos nuevamente a una zona de bosque para recorrer un largo sendero, para posteriormente encarar un nuevo ascenso hacia los 2050 msnm aproximadamente, y comenzar a bajar hacia el Refugio Jakob, donde llegué a las 4 hs 51 min de carrera. Mi GPS marcaba 19 km, en tanto el mapa oficial indicaba 17.5 km. Nuevamente me alimenté y repuse líquidos, para encarar el último tramo del recorrido con mucho calor: 14 kilómetros, en general en un leve descenso, por zona con vegetación baja y algunos cursos de agua, que aprovechaba para refrescarme empapando el buff.

Ya llegando a falta de unos 500 metros junto a una competidora argentina con quien hicimos gran parte de ese último tramo, nos pusimos a trotar fuerte por el sendero bastante limpio. Saqué la cámara para filmar la llegada -como habitualmente hago- y en el momento que miro los botones a presionar, me enganché en una raíz y volé… Me pegué un buen golpe en la rodilla y en el codo, y lleno de tierra llegué a la meta en 7 hs 27 m 30 seg para los 33 kilómetros que me marcó el GPS.

Me limpié un poco y noté un poco de sangre en la rodilla, pero no me impedía moverme. Después de una hora de espera, el transporte contratado nos llevó de vuelta a Bariloche, llegando al hotel alrededor de las 18:00 horas.

Después del baño, disfruté de unos buenos mates, fuimos a cenar (la cerveza artesanal de Familia Weiss está espectacular) y pude descansar sin mayores dificultades.

2ª etapa

Nuevamente salimos a las 6:30 en el bus desde el CAB, donde encontré a los amigos con quienes había compartido el viaje y parte del recorrido en carrera durante el día anterior. Ahí me enteré de algunos resultados, lo que me dejó plenamente satisfecho ya que mis compañeros habían marcado entre 9 y 10 horas.

La zona del camping de Colonia Suiza estaba recién siendo acondicionada cuando llegamos, así que pudimos completar el desayuno y la hidratación mientras esperábamos, además de disfrutar con un San Bernardo que andaba por la costa del lago.

Nuevamente hicimos la largada puntualmente, para encarar el primer kilómetro bordeando el pueblito, para posteriormente comenzar a subir por un largo sendero en el bosque rumbo al refugio Laguna Negra. Después de unos 9 kilómetros, comenzamos a subir por el denominado “Caracol”, un camino con permanentes giros y una pendiente importante, con algunas zonas de piedras que nos exigían dejar los bastones y trepar agarrándonos de cuanta saliente encontráramos. El ascenso nos permitía disfrutar de una vista espectacular, con una impresionante cascada que le daba un toque mágico. Finalmente, después de bajar unos 200 metros, encontramos el Refugio Laguna Negra, zona en la que había varios acampantes y donde el GPS me marcaba 12 kilómetros, con 2 hs 52 min de carrera, cuando el corte por tiempo en ese punto era de 4 horas.

Después de registrar mi paso, alimentarme y reponer líquidos, inicié el camino rumbo al Refugio López. El primer tramo, bordeando la laguna, estaba bastante complicado y peligroso, comprendiendo incluso un ascenso y descenso con grampas en la roca y cuerdas para ayudarnos a pasar. Subimos aproximadamente hasta los 1700 msnm y bajamos hasta los 1550 msnm, donde encontramos un largo mallín. No recordaba el mapa del recorrido, así que pensé que ya se había terminado la zona de ascensos, hasta que un guía nos indicó que debíamos subir hasta los 2050 msnm -allá a lo lejos- por una zona de piedras sueltas y una pendiente muy pronunciada. Piedras muy sueltas y pendiente muy pronunciada…

He aprendido a fijarme metas intermedias y no desesperarme, cuando debo enfrentar estos tramos, así que me puse como objetivo subir en no más de una hora, disfrutando del recorrido, paso a paso sin detenerme. En varias oportunidades, quienes iban un poco más arriba desprendían alguna piedra y empezaban a caer… “Va piedra” gritaban y mirábamos hacia arriba, buscando protegernos. Tan complicado era el recorrido, que prácticamente cada uno de los que subimos, armamos nuestro propio sendero, pues era casi imposible identificar las señales.

Finalmente, en 45 minutos llegué a la cima. Cuando me puse a filmar, uno de los guías me dice: “¿viste a tu espalda?”. Giré y me encontré con un paisaje soñado, como esos que vimos en “El Señor de los Anillos”, con un brazo del Lago Nahuel Huapi al fondo (y allá lejos, el Refugio Laguna Negra), el imponente Cerro Tronador con su cumbre nevada coronando el horizonte, y más lejos, el Volcán Osorno y el Cerro Puntiagudo, en tanto hacia adelante se veía gran parte del Nahuel Huapi.

Emprendí la bajada, por una zona también muy peligrosa, aferrándome a cuanta saliente de las rocas encontraba, con alguna dificultad para identificar el sendero que debía recorrer, y haciendo “culipatín” siempre que ello resultaba recomendable. Finalmente, llegué al Refugio López, con 19 kilómetros recorridos en la etapa y 7 hs 4 minutos de tiempo. Después de algunas fotos que me tomó uno de los fotógrafos, de reponer líquidos (¡un par de vasos de Coca Cola!!!) y comer algo, consulté por el recorrido que me esperaba. Dado que era en general en bajada, por un sendero bastante limpio, guardé los bastones. Salí a encarar los últimos 9 kilómetros, sufriendo el roce de los dedos de los pies sobre el calzado en la bajada, y sintiendo que los cuádriceps podían “estallar”… En este tramo, me superaron algunos de los corredores que habían largado la “4Refugios Non stop” a las 5:30 AM, que ya estaban completando su recorrido.

Ya llegando a Colonia Suiza, cuando debíamos bordear el pueblo para llegar finalmente al Camping, encontré al “Misionero” Omar Mazzuca, quien caminaba. “¿Cómo estás, Uru?”, me preguntó, para decirme enseguida que iba a llegar caminando ya que venía “detonado”, y que no lo esperara. Decidí caminar a su lado y llegar juntos, así que fuimos conversando bastante sobre nuestros desafíos durante ese tramo. Finalmente, ingresando al camping nos pusimos a trotar para completar los 28 kilómetros en 8 hs 31 m 50 seg.

Con un tiempo total acumulado de 15 hs 59 minutos 20 segundos, ocupé la posición 98 en la general y 11° en la categoría Master Caballeros. Después de recibir la medalla, con Omar fuimos a disfrutar de varios vasos de cerveza artesanal Konna, que nos ofrecían en la llegada, además de comer bastante fruta. Recibimos también un plato de ñoquis con crema en el restaurante del Camping, que nos vino muy bien después del esfuerzo realizado.

Fue mi carrera N° 405 -la N° 49 de 42 kilómetros o más-, totalizando 7.148 kilómetros en competencia.

¿Cómo calificarla?

Durante algunos tramos de la carrera y -en especial- en los puestos de avituallamiento, recordaba a Patagonia Run, quizás la carrera con mejor atención al corredor en la región. Es que "4Refugios" se le parece bastante en ese sentido. Eso sí, en términos de dureza del terreno, me recordó a la cercana "La Misión", aunque me pareció un poco más técnica, incluso con una concentración de ascensos y descensos muy complicados, en una recorrido comparativamente más corto, con la ventaja además del descanso en la noche, al final de la primera etapa en la versión que corrí, lo que permite recuperar fuerzas y descansar, sin necesidad de cargar con una mochila de 40 litros de capacidad. 

Por tanto, claramente es una carrera que recomiendo hacer. Como me dijo la marplatense Mónica Barg, "te va a encantar". Y me encantó, aunque me sorprendió por la dureza, que pensaba iba a ser menor.

Los "misioneros"

Mientras corría en Bariloche, algunos de los Hermanos de la Montaña estaban enfrentando el enorme desafío de completar -con éxito- los 160 kilómetros en San Martín de los Andes: Paola Nande, Martín Zanabria, Wilson Guillén, Dardo Parentini y Juan Olascoaga, además de los amigos Nacho Garrone (¡se mandó los 200 kilómetros!), Jorge Melgarejo y Pili Reimundo. Así que a la llegada y en cuanto tuve señal de wifi, me puse al día con las noticias de los hermanos, y reporté mis resultados, además de intercambiar algunas fotos.

¿Qué sigue?

Entre los días 25 y 26/03, enfrentaré los 70 Km de Ultra MachuPicchu, por el camino alternativo en la zona de Salkantay, largando a 3900 msnm, ascendiendo a 4700 mts. para posteriormente bajar a unos 1500 mts. Por tanto, esta participación en "4 Refugios" -además de disfrutar del precioso recorrido, en una competencia que aún no había hecho-, me permitió hacer un entrenamiento fuerte para el desafío que me espera. 

"La única manera de conocer hasta dónde llegarías, es haciéndolo. En la vida no sabes la fuerza que tienes, hasta que te pones a prueba"