martes, 20 de enero de 2015

NEW BALANCE ADVENTURE RACE PUNTA BALLENA 2015

El inicio del año 2015 ha estado cargado de actividades deportivas, con la mira puesta en el primer gran objetivo intermedio -La Misión 160 Km en Villa La Angostura del 14 al 17 de febrero-, al que seguirá Patagonia Run -70 Km en San Martín de los Andes el 11 de abril- y muy posiblemente los 50 Km de Indomit Race en São Bento do Sapucaí - SP el 30 de mayo, para culminar en el gran objetivo de mi vida como ultramaratonista de montaña: Gore-Tex Transalpine Run sobre 270 km en 8 etapas entre Oberstdorf (Alemania), Austria e Italia (Sulden) del 29 de agosto al 5 de setiembre junto a Pablo Lapaz.

Específicamente en relación con "competencias", corrí las 5 Millas Lobos en las arenas de la Playa Brava de Punta del Este, y esta New Balance en Punta Ballena. En el medio, continué con entrenamientos (tediosos, aburridos, cansadores...) en general en solitario, no exento de un "susto" propio de quienes no nos hemos lesionado seriamente. Es que el jueves 8, después de un trote de escasos pero interminables 10 Km por el Prado, sentí un fuerte dolor en la rodilla izquierda y una molestia en el muslo derecho... Un "parate relativo" de tres días en los que me limité a caminar una hora y una consulta con el deportólogo, me permitieron descartar cualquier lesión. ¡Qué "película" me había hecho! Ya me imaginaba fuera de La Misión, pidiéndole a la organización que me permitiera ayudarlos en la logística para vivirla desde adentro y no perderme su 10a. edición...(y mi 4a. participación consecutiva).
El martes 13 retomamos los entrenamientos en El Cantero con Mauricio Ramírez, y no sentí ninguna molestia. ¡Qué alegría que tenía! Así que -después de haber ganado uno de los cupos gratuitos en la carrera de Punta Ballena gracias a Fabián Laureiro de Revista Runfit-, retiré el kit el día jueves 15, correspondiéndome el No. 147. El domingo a las 7.00 levanté a Carlos Douglas Hernández, Gonzalo Chaibún y su novia (no corrieron, pero fueron a acompañarnos y presenciar la carrera), para llegar a nuestro destino alrededor de las 8:15. El reencuentro con los amigos es siempre un capítulo imprescindible, donde las fotos, "selfies" y comentarios sobre carreras están presentes, permitiéndonos además sumar a otros compañeros a nuestros desafíos.
Con algo de atraso, alrededor de las 9:20 se dio inicio a la carrera desde la arena de la Playa de Solanas, bastante firme y con una vista espectacular, resaltada por el cielo despejado y un sol que ya empezaba a calentar fuerte. En función de mis "molestias musculares" previas y de los desafíos que tengo por delante, nuevamente salí a ritmo bastante controlado buscando disfrutar de todo el recorrido, con cámara de fotos y GoPro a la cintura buscando captar imágenes de este circuito de belleza indescriptible. Avanzamos un kilómetro por la arena hacia el Este, para subir a la calle que cruza debajo del intercambiador sobre la ruta Interbalnearia y emprender la dura subida hacia el ingreso lateral del Arboretum Lussich. En ese tramo, intercambié algún comentario con Milton Rodríguez Ponmerenck y Claudia Sánchez, en relación con la conveniencia de caminar en los tramos en subida más duros, buscando preservar energías. "Cuando enfrentes la cima, camina", es uno de mis lemas.
Ingresamos al Arboretum para disfrutar de zonas con mucha sombra y aire puro, con algunas subidas y bajadas. En ese tramo, mis compañeros de entrenamientos Carina Outerelo, Silvana Giménez, Susana Dalmás y Claudio Vidal se fueron lentamente adelante, después de incentivarme a que los siguiera a su ritmo. Un poco más adelante, ya volvían los corredores de los 9 Km, momento en el que "intercambiamos" fotos con el "Pollito" Marcos Medina. Aproximadamente a los 4 km, la fila de corredores se comprimió como consecuencia de un árbol inclinado cuyo tronco complicaba el pasaje, momento en el que nuevamente sentí el fuerte dolor en el muslo derecho al levantar mi pierna para cruzar... ¡alerta!
Caminé un poco en la subida hasta que sentí que el dolor disminuía. Alcanzamos el punto más alto -donde está el Mirador- y empezamos la bajada por un camino bastante más limpio y una vista espectacular. En estos tramos me tengo mucha fe, así que bajé bastante rápido superando a varios competidores. Me alcanzó Carlitos Perdomo "Corredor Libre", con quien conversamos brevemente sobre la Maratón de Nueva York. Finalmente, llegamos al primer puesto de hidratación -Km 10- ubicado en la salida del Arboretum sobre la ruta Interbalnearia. Llevaba 1h 02m 58s (6:18/km), razonable en función del ritmo al cual había decidido correr.
Encontré a Paola Nande en este tramo, quien avanzaba un poco más lento. Me hidraté de manera abundante y me "bañé" para refrescarme ya que el sol "cumplía su función". Trotamos unos 500 metros hacia el Oeste, para ingresar al Solanas Vacation Club y correr por sus calles interiores. En este tramo, avancé junto a Andrea López y Gustavo Beiró, y además le saqué una foto a integrantes de la delegación de Chile que están participando en el Campeonato Sudamericano de Fútbol Sub-20, que cargaban con el desayuno.

A la salida de Solanas, nuevamente había un puesto de hidratación y abundante fruta, así que me detuve brevemente a comer algo. Avanzamos por caminos de tierra y arena, para salir hacia la zona de Laguna del Sauce. ¡Qué precioso paisaje! En este tramo, en general avancé sobre el pasto para evitar el duro piso asfaltado. Me sentía bien y trotaba a buen ritmo. Alcancé a Julio Sosa y -enseguida de cruzar el camino de madera frente al Hotel del Lago- superé a Alejandro Tabárez -El Gauchito Legendario- que corría con sus alpargatas y sombrero. Me preguntó cuántos kilómetros llevábamos: 15.5 km.
Casi enseguida, al doblar hacia la izquierda por la calle que ingresa desde la Interbalnearia -creo que se llama precisamente "Laguna del Sauce"- estaba el puesto de hidratación con Gatorade. Caminé un poquito en subida mientras me hidrataba. Salimos al costado de la Interbalnearia -llevábamos 17 km.- para doblar a la derecha y encontrar al costado del puente sobre el Arroyo El Potrero, un nuevo puesto de hidratación. Cruzamos por debajo del puente y salimos hacia Chihuahua. En ese tramo, llegando a la enorme duna de ingreso a la playa, nuevamente me alcanzó Milton Rodríguez. En la cima, estaban algunos de "Los Rojos" registrando imágenes y alentando a los corredores (Mario Vila, Alejandra Silveira, Celia Pérez).
En este tramo final -unos 2.5 km. por la arena- abandoné todas las preocupaciones, pues me sentía entero sin ningún dolor de los "previos". Me quedaba trotar por la arena firme (intentando que el agua de algunas olas no me mojaran), hasta llegar a la meta. Cuando sacaba algunas fotos me alcanzaba Milton, pero en cuanto me ponía a trotar, nuevamente se quedaba un poquito más atrás. Encontré a John Tidd -había llegado hacía rato y volvía a esperar a un compañero- quien me pidió la cámara GoPro y me estuvo filmando en ese tramo. Casi enseguida, venía también Mauricio Ramírez -le grité que no se podía quejar pues estaba llegando casi enseguida que John...- y encaré los últimos 300 metros. En ese momento, me superó Dinorah Jasa, quien me incentivó a que la acompañara en el pique final. Iba tan tranquilo con mi desempeño, que no lo hice y me limité a filmar esos metros finales y atravesar la meta en un tiempo neto de 2hs 13m 48s para los 21km 540 metros que marcó el GPS (6:13/km).
El tiempo fue prácticamente el mismo que el año pasado. Mirando los registros de la carrera en la página de Suca Sports, ocupé la posición 243 en la general  entre 445 en la distancia (percentil 55), y la posición 26 en la categoría entre 61 (percentil 43). Como escribí en Facebook: "Pucha, debería haber estado mejor. Pero no me quejo, pues la corrí sin "quemarme" en ningún momento, cuidándome." El año pasado, ocupé la posición 222 en la general (percentil 48) y la 23 en la categoría (percentil 36).

Para evaluar estos resultados, además de los tiempos y al análisis comparativo -con uno mismo y con otros competidores- es importante la "sensación" y la "cabeza". En este sentido, puedo considerarme satisfecho ya que superé todos los temores previos por los dolores que sentía, pude completar la carrera sin dificultades mayores, y la disfruté registrando imágenes y conversando con cuanto corredor anduvo cerca. Sigo en el proceso de entrenamiento para La Misión como primer gran objetivo -falta poquito-, sin perder de vista que "el camino es la recompensa". 
video

lunes, 19 de enero de 2015

Nunca corrió Ultramaratones de montaña. ¿Quiere hacerlo? (por Vivian Pavâo)

El que sigue es un precioso artículo publicado en la página de Bombinhas Adventure Runners (http://bombinhasrunners.com.br/blog/noticias/nunca-corri-ultramaratonas-de-montanha-sera-que-consigo/)

Vivian es ultramaratonista de carreras de montaña, una persona como nosotros: se levanta temprano, hace esfuerzos para adaptar la rutina de entrenamientos día a día, impulsada simplemente por el amor por el deporte, el desafío y el contacto con la naturaleza.
 ______________________
"Si leen un post mío en el que hablaba del verdadero espíritu de las carreras de montaña, eso ya es al menos un 50% de lo que se necesita. El resto, en mi opinión, es lo que yo llamo la "cabeza", alrededor del 40% y el entrenamiento físico es el 10%.

¡Vaya! ¿Sólo 10de entrenamientos? ¡Sí! Eso es lo que experimento y veo que sucede con mis amigos que corren en la montaña. De ninguna manera digo que no es importante una buena condición física para afrontar este tipo de competencia. Por lo contrario, estoy asumiendo que el entrenamiento físico y técnico es una condición básica para la práctica de cualquier deporte, especialmente en las montañas, que requiere habilidad, equilibrio, respuesta muy rápida a los cambios de terreno obstáculos naturales, y mucha forma física que implica resistencia y "explosión" en carrera. Si no lo saben, el mejor atleta actual de Endurance Trail (carreras de montaña de larga distancia) Kilian Jornet -un español tan sólo 27 años, que desde los 25 años ya es considerado el mejor atleta de esta modalidad-, tiene el más alto VO2 max del mundo: 92. En otras palabras, el entrenamiento físico es importante, pero la clave es la "cabeza".

Lo que veo que sucede con mis amigos en la disciplina -e incluso conmigo- es que si la cabeza no acompaña y no fortalece al cuerpo frente a las dificultades y, principalmente, las adversidades que se encuentran durante el entrenamiento o la competencia, el cuerpo falla. Incluso aunque esté extremadamente preparado.

¿Pero, qué es la "cabeza"?

Es el control mental que el atleta aprende a tener con la experiencia en los entrenamientos y pruebas duras. Duras tanto en intensidad, duración y -sobre todo- cuando hay una situación adversa en juego: el clima, el terreno, una indisposición, o simplemente, que un día nuestro cuerpo "no responde". Y puedo decir que la prueba más difícil para mí fue en mayo de este año, cuando me decidí a correr los 100 km de Indomit Costa Esmeralda.

La única certeza que tuve durante toda la carrera era que iba a llegar. Tuve dolor en los tendones de Aquiles, desde el km 40, y al correr en el plano -donde se debe desarrollar una mayor velocidad-, estaba muy dolorida. Y aún faltaban 60 kilometros. Resistí y completé la carrera, pero fue una gran batalla mental. Hablé con varios ultramaratonistas muy experimentados en el camino. Recuerdo la conversación que tuve en una larga subida con uno de ellos en el final (faltaban unos 20 km). Dijo que había largado muy fuerte, estaba en 3er lugar en la general, me contó sobre las pruebas que corrió, y esta sería sólo otro gran desafío. Pero estaba pagando por su error, y no se daría por vencido. Caminaría los 20 km hasta el final. Cabeza. Quería llegar. Y llegó. Este espíritu de no rendirse nunca, es lo que veo en muchos ultramaratonistas. Ir hasta el límite, sin pensar en las consecuencias para el cuerpo. Principalmente en los atletas aficionados.

Confieso que quedé pensando mucho sobre ello. Ya estuve en situaciones en las que abandoné para "cuidarme" por diversos motivos. Pero, principalmente, porque no quería estar allí. Una vez más la cabeza. He tomado esta decisión en dos pruebas para respetar mi cuerpo, descansar y volver más fuerte en otra competencia. Tal vez porque ya haya superado el límite de mi cuerpo varias veces (cargo 3 cirugías, 2 en ambos pies y 1 de la cadera). Entonces, prefiero cuidar y recuperarme para ir muy cerca del 100% en próximas pruebas. Y abandonar, a mí, hoy, me aburre, pero no me quita la motivación para seguir entrenando duro y haciendo mi mejor esfuerzo. Además, si no desistí de correr después de tres cirugías, no será ahora en que estoy totalmente recuperada, que dejaré de correr.

Los ultramaratonistas no se dan por vencidos. Incluso el abandono de un entrenamiento o prueba, siempre nos hace volver para conquistar aquello sobre lo cual, momentáneamente, nuestra cabeza había pedido una tregua. La mejor manera de fortalecer la cabeza está poniendo el cuerpo, poco a poco, en situaciones de superación. Para ser ultramaratonista de montaña, hay que quererlo, y mucho.

¡Óptimos entrenamientos! ¡La montaña te está llamando!

lunes, 5 de enero de 2015

5 Millas Lobos 2015

El pasado sábado 3 de enero, arrancamos oficialmente las carreras del año con la disputa de la 2a. edición de las "5 Millas Lobos Columbia" en las arenas de la Playa Brava de Punta del Este. Es una carrera que a priori puede considerarse "corta" -en realidad, tuvo 7.2 Km-, pero el hecho de que se corra sobre la arena la hace particularmente dura. Además, el próximo martes 6 se corre la tradicional "San Fernando" en Maldonado - Punta del Este, lo cual le quita un poco de público.
En esta ocasión, el clima estaba espectacular para este tipo de actividades, ya que el cielo se presentaba despejado, con una temperatura muy agradable aunque había algo de viento que soplaba desde el Noroeste que hacía prever alguna dificultad en el avance. En la previa, estuve sacando algunas fotos y conversando bastante con amigos y compañeros de Cantero Entrenamientos.

Después de retirar el kit en la Parada 6 (también retiré el de Douglas Hernández, que no fue a correr pero al menos quería tener la camiseta), varios corredores nos subimos a una camioneta doble cabina cuyo conductor nos llevó gentilmente hasta la Parada 36, allá cerca del puente de la Barra del Arroyo Maldonado, junto a un grupito de corredores de Carmelo. Uno de ellos me pregunta si sabía de alguna camioneta que tuviera lugar para volver a Montevideo... le pregunté cuántos eran y me dijo "2". Se volvieron conmigo, Juan Eduardo Riera e Imelda Francia, que aparecen en la foto "cedida" por Geodeportes. Están con intenciones de ir a correr el Cruce Columbia en los Volcanes -la que hice entre Pucón y Junín de los Andes en el 2013-, así que podrán imaginar que el retorno estuvo cargadísimo de anécdotas y comentarios sobre carreras. Lo lamento, Juan Eduardo e Imelda, dieron con un "enfermo" que le encanta hablar de estos temas.
 Entre tantas fotos, tuve la oportunidad / fortuna de poder captar el instante preciso en que los fotógrafos de Revista Runfit y Geodeportes Uy enfocaban sus cámaras. Después de tantas oportunidades de estar del otro lado del lente de la cámara, en esta oportunidad pude tomarlos en el exacto momento en que cada uno de ellos enfocaba hacia diferentes objetivos.

La espera se me hizo larga, pues llegué bastante temprano, al extremo que hasta fui entrevistado por la televisión. Cuando me preguntaron por la dureza del terreno, no tuve más remedio que decirles que era el inicio de mis entrenamientos para la Gore-Tex Transalpine Run sobre 270 km en 8 etapas que correré a fines de agosto.
Como verán en la foto, Arabella, Rossana y Dinorah se pusieron en pose... es el toque femenino de las carreras. Estas compañeras siempre están presentes con su particular buena onda y alegría.

En la foto que sigue y aunque no lo parezca, el del medio es Julio Martínez - ADN Running- que también se hizo presente y estuvo registrando imágenes. En realidad, parece un paparazzi, verdad? Como podrán imaginar, su indumentaria fue objeto de todo tipo de comentarios. Con Javier Falero estuvimos conversando sobre Patagonia Run, donde correré 70 Km... quizás todavía se prenda. Una vez más -ya no te creemos- Adolfo Fernández estuvo pensando en ir a correr Patagonia Run sobre 42 Km... ¡hasta que dijo que le coincide con los 10 Km de Villa Española del Campeonato de la AAU!!!


 Las conversaciones con los amigos obviamente estuvieron referidas a los próximos desafíos, además de los entrenamientos que nos dejó el Profe Mauricio Ramírez, que en estos momentos está disfrutando de vacaciones en Punta del Diablo. Sin comentarios. Envía fotos disfrutando de la playa, en tantos sus aplicados alumnos andamos sudando la gota gorda por cuanta carrera hay, además de respetar sus instrucciones de entrenamiento.

La largada se hizo a las 19.40, ya que aùn habìa gente que se estaba registrando en la zona de llegada. Por suerte, el sol no estaba muy fuerte y la brisa que soplaba refrescaba el ambiente. Trotamos por unos 200 metros, para bajar enseguida a la arena de la playa después de saltar entre algunas rocas. Al contrario del año pasado, en esta oportunidad todo el recorrido tenía arena muy suelta, lo cual complica bastante el avance.

Además, las olas que rompían mojaban bastante al extremo que decidí no esquivarlas -igualmente terminaba mojado- y correr chapoteando en el agua y llenándome las zapatillas de arena. El puesto de hidratación estaba ubicado casi a las 3 millas -se hizo desear- momento en el que pude refrescarme bastante.
Corrimos casi todo el recorrido esquivando gente que disfrutaba de la playa, con niños que saludaban "chocando" las manos a los corredores, aunque en algunos casos había que hacer esfuerzos para no llevarse a alguno por delante, considerando el estrecho margen que quedaba entre las olas que rompían y la gente que estaba sentada plácidamente tomando sol y viéndonos pasar.

Finalmente, completé el recorrido en un tiempo neto total de 41m 36 s., ocupando la posición 249 entre los 634 competidores. Bien, aunque podría haber estado mejor.

Nos quedamos esperando el sorteo de premios -Claudio Vidal se ganó una mochila- y alrededor de las 21:30 emprendí el retorno a Montevideo. Mañana martes me esperan los 10 Km de la San Fernando.